Poder Prieto

Hace un tiempo me llegó un meme en el cual venía la imagen de una mexicana de tez morena con cabello obscuro, arreglada con sencillez, recién llegada a Estados Unidos.

Avatar del

Por: Lourdes Casares de Félix

Hace un tiempo me llegó un meme en el cual venía la imagen de una mexicana de tez morena con cabello obscuro, arreglada con sencillez, recién llegada a Estados Unidos. A un costado estaba otra foto de un año después en la que aparecía rubia y sexy. Esta comparación me llevó a pensar en la discriminación que sienten las y los mexicanos en un país racista en el cual eres valorado por tu aspecto y donde la piel blanca y el cabello rubio son considerados más atractivos que otros. Es posible que esa haya sido la razón por la que Michael Jackson se hubiera sometido a un proceso de blanqueamiento. 

En nuestro país también se vive el racismo y existen graves prejuicios que menosprecian a las personas por su color de piel, obstaculizando la construcción de una cultura de trato igualitario e impidiendo el desarrollo pleno de las personas.  

Por desgracia, el supremacismo blanco que sostiene que las personas blancas son superiores a las personas de otras etnias, ha traído privilegios para la piel clara y menosprecio a la más obscura. La piel morena se asocia con pobreza y poca educación, la blanca con la belleza y el éxito. Cuando escuchamos a alguien referirse a una persona como “gente bien”, viene a la mente la imagen de un personaje de color blanco. Llamarle indio a un individuo cuando sus modales o vestimenta no es la esperada en un círculo social, es usar el término de una forma despectiva lo cual denota ignorancia de quien lo utiliza al no entender la diversidad cultural. 

Actores de piel morena se sentían discriminados porque interpretaban siempre papeles secundarios. Además, los roles eran un tanto peyorativos ya que los personajes eran de menesterosos, ladrones o desafortunados, que no destacaban en importancia ni trascendencia. Es así que lanzan una campaña que resaltara el color de la piel cobriza y la valorara aludiendo a lo que llamaron Poder Prieto: “Es un orgullo ser moreno”. Conjuntamente se agregan expresiones que son la base que acompaña la campaña por redes sociales: “Mi piel se respeta, mi piel suda, mi piel resuena, en mi piel no hay duda, mi piel ama, mi piel es pura sabrosura”. 

Si bien los actores luchan por romper los estereotipos de los papeles que una persona de piel morena interpretaba, la campaña a la vez ayuda a visibilizar la exclusión y discriminación a las personas de piel oscura o apariencia indígena. Así también, nos invita a hacer una autocrítica sobre las distinciones que dañan a nuestra sociedad. 

Prieta, morena, caoba, cobre, muchos han sido los referentes para referirse al color de la piel indígena. Aunque el autor de la canción “Piel Morena”, Bobby Capó, utilizó el calificativo de “canela” para referirse a la mujer negra puertorriqueña, me parece un término poético para equiparar el color prieto. Y más cuando en su canción enaltece los ojos negros y la piel canela más allá de las estrellas, mar y arco iris. 

acentodemujer@hotmail.com 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?