Prioridades equivocadas

 Los organismos e instituciones son instancias que cumplen con funciones que interesan a la sociedad.

Avatar del

Por: Lourdes Casares de Félix

Los organismos e instituciones son instancias que cumplen con funciones que interesan a la sociedad. El término institución proviene de la raíz indoeuropea esta, que significa “estar”, “permanecer”, es decir que significa que las instituciones deben persistir, existir y perdurar más allá de los deseos, caprichos o voluntad humana. Se constituyen con una visión independiente al gobierno con sus propios órganos de control. Su función regula las acciones que le competen en beneficio de la comunidad.  

Estas especificaciones vienen a colación debido al cuestionamiento del presidente AMLO sobre el funcionamiento de los organismos autónomos como el INAI, Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales; COFECE, Comisión Federal de Competencia Económica y el IFT, Instituto Federal de Telecomunicación. El presidente asegura sin mayores pruebas que estas instancias han propiciado corrupción y por tal motivo quiere integrarlos a otras dependencias federales, provocando que pierdan su autonomía para poder ejercer el control de éstas a voluntad y seguirnos llevando por el camino de un autoritarismo. La intención de que estas instituciones fueran independientes del gobierno, es asegurar que no estén a expensas de la voluntad del mandatario en turno y gocen de esta permanencia que beneficia a la sociedad. La ciudadanía ha debido exigir siempre la autonomía de estos organismos y otros y que sus funciones sean respetadas.  

El argumento principal del presidente es que son organismos caros que no justifican los recursos que están empleando. No obstante, han sufrido recortes de presupuesto, esta aseveración resulta cínica y falsa, ya que, si a esas vamos, hay mucho que cuestionar sobre sus proyectos faraónicos a los cuales, expertos en la materia no auguran futuro ni bienestar para México. Para este año se han asignado más recursos para inversión pública que serán utilizados para el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía. Es claro que el mandatario federal decide unilateralmente a su juicio y capricho. Por otro lado, el presupuesto de salud y educación fue reducido. A luces se ve que las prioridades de este gobierno están tergiversadas. En plena pandemia los problemas de salud que ya eran graves y con escasez de medicamentos se empeoran. El sector de educación requiere reforzarse e innovarse ahora que la enseñanza no es presencial.  

Así también, este gobierno ha desaparecido los fideicomisos públicos y no hay claridad en la utilización de esas partidas, así como la falta de transparencia en los procesos de licitación.   

Y, por si fuera poco, el presidente AMLO asigna recursos de millones de pesos para la remodelación de un estadio de beisbol en Chiapas que dirige Pío, hermano del mandatario. Y la reflexión es: si en este tiempo que miles de mexicanos están luchando por su vida, buscando un hospital que los reciba, haciendo fila por un tanque de oxígeno, con negocios cerrados, batallando económicamente para comer ¿es realmente necesario remodelar un estadio y continuar destinando recursos a esas obras secundarias ahora? Las prioridades de este gobierno están equivocadas.  

acentodemujer@hotmail.com  

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?