Opinión

¡Que entienda AMLO!

 Líder empresarial leonés sube de tono reclamo por apoyo presidencial
 

Avatar del

Por: León Jacobo Robespierre

¡Que entienda AMLO!

¡Que entienda AMLO!

Con peras y manzanas

Empresas y colaboradores vivimos horas críticas. Cada hora cuenta para salvarnos o llegar al despeñadero.

Hoy Andrés Manuel López Obrador presenta su plan de reactivación económica pero no hay optimismo en el sector empresarial. Ojalá estemos equivocados.

El Covid-19 tiene a toda la economía en jaque. Desde el inicio de la pandemia la súplica de cámaras industriales del país por estímulos fiscales que les permitan sortear la peor crisis en el último siglo, ha topado con pared en Palacio Nacional.

En un intento más el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de León, José Arturo Sánchez Castellanos, subió ayer a sus redes sociales un video-mensaje en el que le explica con palitos y monitos al presidente López Obrador por qué es necesario diferir el pago de impuestos.  

En dos hojas grandes de papel pegadas a la pared José Arturo grafica una línea de tiempo de abril a julio.

Menciona que en abril 15 las empresas deben pagar la nómina de la que dependen en el país 18 millones de trabajadores, y luego el 17 de este mismo mes cumplir sin falta con el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Lo que pide a nombre del sector empresarial es que ese pago del 17 de abril al fisco se haga dentro de tres meses (en julio) en parcialidades, sin intereses ni multas.

“Muy sencillo, no queremos nada regalado, se lo vamos a pagar señor Presidente, nada más que necesitamos plazo, porque si usted no acepta, sabe qué va a pasar, no se les va a poder pagar, o sólo una parte, y muchos van a ir al desempleo”, afirma.

Remata resignado y molesto: “No hay manera de obtener recursos. No hay ventas, no hay cobranza, no hay pedidos. ¿Cómo le hacemos Presidente? ¿Ya entendió?”.

La propuesta para proteger la actividad económica que planteó el CCEL el 20 de marzo incluye 32 propuestas para los tres niveles de gobierno. El Estado y el Municipio ya anunciaron algunas medidas, falta la respuesta del Gobierno Federal.

La número uno es un plan de ayuda social para los trabajadores más afectados. Otras más son: diferir el pago del Impuesto Sobre la Renta, IMSS, Infonavit; acelerar los procesos de devolución de impuestos, en particular del IVA; adelantar la inversión pública y compras de Gobierno del segundo semestre del año. 

Aumentar las facilidades de crédito en la banca de desarrollo (Nafin y Bancomext) y prorrogar a septiembre la presentación de la Declaración Anual de Impuestos.

En lo estatal el monto de 800 millones para apoyar particularmente a los desempleados y a pequeños negocios es una buena señal, pero no suficiente ante la crisis y el anuncio de algunas otras entidades incluso con menos población. Habrá que inyectarlo de inmediato.

La senadora de Morena, Antares Vázquez Alatorre, subió a la tribuna el 23 de marzo y dijo: “Hay unos que andan proponiendo quién sabe cuántos estímulos fiscales pero fíjense, bajó el precio del petróleo, hay que bajarle al IVA, no hay que cobrar el ISR, hay que bajar los prediales, que no paguen la luz, que no paguen el agua, ¡ah! pero eso esí, que el gobierno dé y dé, por favor”.

Caray, Antares desquita bien la chamba en la 4T. Es capaz de todo con tal de cuidar su hueso. No le importa si tiene que atacar a sus propios compatriotas. Mejor sería que regresara a su natal Michoacán y que no represente a los guanajuatenses.

Además, los empresarios nunca pidieron bajar impuestos o condonaciones, sólo necesitan plazo para pagar. 

Por eso ‘se prendió’ Sánchez Castellanos y respondió al discurso de la Senadora: “Cuando el poder está en manos de ignorantes e incompetentes, nuestro país corre grave peligro, saldremos adelante a pesar de la ineptitud”. ¡Ups!

Más moderada la senadora también morenista, Malú Mícher, opina que el objetivo del Gobierno y la iniciativa privada es el mismo: conservar las fuentes de empleo.

Pero debe hacerse, dice, con un principio de equidad, o sea un apoyo diferenciado a la empresa y a las distintas ramas productivas según su condición. También revisar la situación de la nómina de quienes están por debajo de la línea de bienestar.

El decreto de la emergencia sanitaria nacional el 1 de abril, acompañado con la advertencia sobre la obligación de pagar salarios íntegros a los trabajadores y de que con el Covid-19 no existe fundamento legal para despedir a empleados, terminó por tensar al máximo la cuerda entre el sector patronal y el Gobierno Federal.

“Son tan incultos que no entienden algo tan sencillo como que si no hay ventas no hay dinero para pagar... Si hubieran vendido o producido algo en su vida lo habrían aprendido”, respondió oootra vez en tuiter Arturo Sánchez Castellanos.

Las empresas no están pensando en bajar sueldos y/o despedir por gusto (pocas grandes tendrán la suficiente solvencia para resistir, y también ellas le van a sufrir). El 90% son las pequeñas empresas que vive al día para ellos y sus trabajadores.

Frenón automotriz

El sector automotriz, pilar en la economía de Guanajuato, sufre un frenón total.

En suspensión de labores están: Honda Celaya hasta el 13 de abril; Mazda Salamanca, Toyota Apaseo el Grande y General Motors Silao, al 20 de abril. Las fábricas de motores Ford Irapuato hasta el día 20 y la de Volkswagen Silao hasta el 30 de abril, según el reporte actualizado al 2 de abril -pero que puede cambiar-. 

Lo mismo en las plantas de: Audi Puebla; BMW San Luis Potosí; Ford en Cuautitlán, Hermosillo y en Chihuahua; GM en Ramos Arizpe, San Luis Potosí y en Toluca; Nissan en Aguascalientes y Cuernavaca; Toyota Baja California, y VW en Puebla.

En cada una la condición del paro es distinta, dice el líder del sindicato Metal-Mecánica-Automotriz, el irapuatense Alejandro Rangel, que el promedio de pago a los trabajadores es 70% del salario, pero hay casos como el de GM Silao que solamente están al 55%.

Pérdidas inciertas

Es muy difícil saber hoy la gravedad del daño. Una encuesta de Coparmex pronostica pérdidas de mil 519 millones de pesos en empresas de Guanajuato a causa del Covid-19.

La encuesta se difunde a todos los organismos empresariales del Estado y el reporte del 25 de marzo proyectó ese monto, aunque algunas no pudieron dar una cantidad exacta al depender de distintos factores. El 65% de las encuestas tienen su sede en León, le siguen Silao, Salamanca e Irapuato.

En una primera fase casi el 81% ha tenido afectaciones en reducción de sus ventas  hasta en un 60%. Y el 55% tiene problemas en su producción.

Otro sector clave en León y los Pueblos del Rincón es la industria del calzado. Las fábricas de todos tamaños han parado y enviado a sus trabajadores a descansar con diferentes porcentajes de salario pagado, o bien adelantar vacaciones, reparto de utilidades, etc.

El presidente de los zapateros, Luis Gerardo González, se ha quejado que los créditos de Nafin y Bancomex son muy caros y difíciles de obtener. “Ahora más que nunca requerimos del apoyo de la ‘banca de desarrollo’ para salvar el empleo y a las MiPymes nacionales ¡Es momento de que reaccionen”, escribió en tuiter.

La Concamin Nacional, que comanda Francisco Cervantes, institución que, a diferencia de la Coparmex con Gustavo de Hoyos, tiene una buena relación con el Presidente, hizo una pregunta pública, ¿dónde está la banca de desarrollo? para enfrentar la crisis.

“En México no vemos en absoluto una respuesta de los bancos de desarrollo, especialmente de Nafin y Bancomext, que deberían estar actuando como garantes de la liquidez de más de un millón de MiPyMES, solamente en el sector industrial…

“La crisis sanitaria pasará, pero el daño económico podría ser de enorme profundidad y largo plazo”, dice su comunicado del 2 de abril, día que se reunieron con AMLO.

En Guanajuato nadie de la banca de desarrollo, ni de las secretarías de Economía y del Trabajo de la Federación, han aparecido para tender puentes con las empresas. 

El ‘súper delegado’, Mauricio Hernández, está apanicado, sin saber qué rol debe jugar ante la crisis, más allá de sostener la entrega de las pensiones y becas federales.

El mensaje en Palacio es que todo pasará pronto, como por arte de magia.

En los “Pre-criterios económicos 2021” que envió Hacienda al Congreso el pronóstico de crecimiento este año va de -3.9% a 0.1% y para 2021 crecer de 1.5 a 3.5%. Frente a la crisis global por el Covid-19, México prevé crecer como no pudimos en el 2019. ¿Será?

Rascarse con sus uñas

Al menos que haya noticias extraordinarias en próximos días, hasta hoy cada estado de la República debe hacer frente a la contingencia sanitaria con el mismo recurso que desde un principio se le etiquetó en el presupuesto federal a Salud.

En las negociaciones de la desaparición del Seguro Popular y el nacimiento del Insabi (Instituto de Salud para el Bienestar) algunos de los gobernadores panistas, entre ellos Diego Sinhue, firmaron un convenio de colaboración, que no adhesión, amarrando el que pudieran seguir administrando el recurso Federal.

En el caso de Guanajuato el recurso total recibido de la Federación para Salud en 2019  fue de 7 mil 582 millones y en 2020 están confirmados 7 mil 837 millones, lo que significa un incremento del 3.4%, es decir, el ajuste a la inflación anual.

Guanajuato aporta alrededor de 5 mil millones más para el sistema de salud. Hasta hoy tampoco hay noticia de cuánto recurso Estatal adicional se reorientará para hacer frente a la contingencia que implica más personal, equipamiento e infraestructura.

En el Diario Oficial de la Federación se publicó el segundo decreto por el que se declaran acciones extraordinarias en las regiones afectadas por la pandemia. Ahí se exenta del procedimiento de licitación pública para poder adquirir bienes y servicios.

Las dependencias federales como IMSS, ISSSTE, Sedena, así como las Secretarías de Salud Federal y de cada entidad, son facultadas para sus compras de bienes y servicios.

El secretario de Salud de Guanajuato, Daniel Díaz, y todo su equipo, comandado en lo administrativo por Fernando Reynoso Márquez, garantizan el buen uso de los recursos económicos y la eficacia para gastarlos pronto y bien, y además hacerlo manteniendo el reconocimiento de transparencia ganado en 2019.

Celaya, mal parados

En Celaya el gobierno de Elvira Paniagua se ha quedado varios pasos atrás en anunciar los apoyos con recursos económicos a empresas y desempleados.

En varios municipios no se quedaron sólo como ventanilla de atención con los programas anunciados desde el Estado, sino que también destinaron recursos para paliar la crisis ante la emergencia sanitaria.

La Alcaldesa desestima que se hayan demorado justificando que en otros municipios sí se han cerrado establecimientos y como en Celaya no, pues entonces los comerciantes siguen teniendo ingresos.

Para nadie es un secreto que el comercio en Celaya será de los más afectados en el bajío ya que la crisis no comenzó hace unas semanas sino que viene acarreando problemas de varios meses a causa de inseguridad.

Como si la crisis no estuviera tocando la puerta, el gobierno celayense actúa con parsimonia y, aunque asegura que habrá un plan, no se sabe ni cómo, ni cuánto.

Irapuato, duros

Irapuato es uno de los municipios que más ha intensificado medidas frente al Covid-19, aunque muchos ciudadanos siguen sin entender la gravedad.

Cierre de plazas públicas, sanitización constante y hasta detenciones, son medidas aplicadas en el municipio fresero. Y, a los negocios no esenciales, desde el 3 de abril con la advertencia de multas por Fiscalización si no acatan bajar cortinas.

Esto se suma a lo ya anunciado en semanas pasadas, con el cierre de parques, dependencias públicas, cines, bares y casinos, entre muchos otros establecimientos, incluido el sexoservicio y la disminución de transporte público.

En Irapuato habrá un impacto económico considerable, pues la Cámara Nacional de Comercio augura el cierre temporal de al menos el 80% de los negocios, entre grandes cadenas y MiPyMES, que siguen ofreciendo servicio a domicilio.

La afectación busca ser mitigada con recurso Municipal por 45.9 millones para beneficiar a 10 mil familias aproximadamente, con programas de empleo temporal, despensas para adultos mayores, insumos para el campo y apoyo para empresas.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?