Realidad y promesas degradantes

Nadie tiene una estadística medianamente formulada y mucho menos completa, de la gravedad económica que implantó la pandemia. Algunos funcionarios se aventuran a dar cifras, sin base y menos fundamento.

Avatar del

Por: Juan Aguilera Azpeitia

Un perdido a todas va" Dicho entre tahúres.

Nadie tiene una estadística medianamente formulada y mucho menos completa, de la gravedad económica que implantó la pandemia. Algunos funcionarios se aventuran a dar cifras, sin base y menos fundamento. Dicen: "se han caído los empleos formales en considerable proporción, pero sin respaldar con datos esa ambigua afirmación. Y añaden que se agiganta la informalidad.

Ocurre de tal manera porque, por una parte, se carece de mecanismos tecnológicos para efectuar tal medición y por la otra, que es lo grave, ante la certidumbre del desempleo el Estado y en este caso lo que llamamos gobierno, se obligaría a implementar medidas que sirvieran para paliar, que no resolver totalmente la crisis.

A los tecnócratas de gabinete, me tomo la libertad de darles mediana ilustración, con los pormenores que me proporcionó un leonés conocedor y víctima del fenómeno.

Erasto Aldret, ejerce de ferretero y puntualiza: antes de Covid 19 vendía en su negocio promedio de veinte mil pesos al día. De allí pagaba impuestos, salarios, gastos generales y comía con manteca.

Cuando llegó la crisis todo se vino abajo. Cuenta: "hoy llega un maistro albañil que quiere arena en un botecito chilero y un kilo de p, porque va a hacer un remiendito. Otro comprador va por una poca de pasta para resanar. Uno más acude a proveerse de latita de menor tamaño, de cincuenta pesos, con la que pintará lo que alcance.

Con eso, dice el informante, "no sale ni para un taco".

Y se pregunta:  "¿lo sabe el Gobierno?. ¿Lo entiende?. Parece que no, porque nada hace para auxiliarnos ante esa situación."

Sí, hay programas de veinte mil pesos crediticios para algunos llamados emprendedores, pero eso es más político que económico. Y los empleos perdidos, impuestos que se acumulan, "¿qué solución tienen?", inquiere Erasto.

Entonces el mecanismo oficial es ignorar y ahora en campaña los candidatos de Morena, partido del Presidente, ofrecen apoyos condicionados al sufragio del mes que ya viene. "Yo tramitaré...". "Yo te apoyaré...si llego". Es un truco más que inmoral políticamente hablando porque ya hay dádivas anticipadas, pero la condición del respaldo en la realidad es la creación de un conglomerado al que se le atrae no por su convencimiento, sino al tornarlo sumiso, dócil, obediente, lo que resulta degradación cívica y violación de derechos humanos.

Y ya que está en activo la palabrería electoral, en la que todos candidatos y candidatas resultan sumergidos, mencionemos que cuanto ahora se ha mostrado en los debates televisados es una supina ignorancia temática y un no saber y menos entender siquiera qué es una réplica o contrarréplica. El mecanismo ¿resulta un ensayo para avanzar?. Lo es, empero los candidatos y candidatas, sus asesores y los partidos en general, debieran ir al tumbaburros para, al entender el término, hacer el menor ridículo posible.Y, en última instancia: ¿qué ideología y programa pueden exhibir los políticos, ellos y ellas, que andan entre los partidos como langostitas, hoy en una milpa, mañana en otra para succionar algo?.

¿Qué pensarán de esos políticos los ciudadanos avisados y muchachos y muchachas a punto de votar, al toparse con tanta ambición, pobreza ideológica, programática y verbal?.

Nota marginal: Hay personas que tocan las puertas de las casas para pedir ayuda por diversos motivos, para comer, por enfermos y otros motivos, unos ciertos y otros inventados. Cada quien, con su criterio sabrá responder a los y las solicitantes. Lo que vale la pena recomendarles a quienes tocan el timbre o la puerta, es que no lo hagan luego de las ocho de la noche. A las diez u once nadie va a correr el riesgo de abrir aunque traigan un bebé en brazos o asomen por la rendija una receta médica para surtir. 

Pregunta impertinente: ¿No convendría que los municipios, en este caso el Leonés, a través de Atención Ciudadana u otra dependencia canalizaran auxilios para esas personas?. Parece que resulta función de buen gobierno.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?