Opinión

Robin Hood capitalino

Le llueve a ‘Capelo’ en redes sociales tras intentar ‘defender’ a turistas

Por: Redaccion AM

Turismo y legalidad

Dicen que el martes pasado Javier de Jesús Hernández “Capelo”, reconocido artista de la ciudad, quiso jugar al Robin Hood al tratar de defender la ilegalidad de un conductor, pero su papel de superhéroe salió mal, y se fue trasquilado. 

Todo comenzó porque un tránsito invitó a una turistas a mover su automóvil por estar estacionado en un lugar prohibido, dicen que los visitantes ignoraron al oficial, así que el guardián del orden sólo cumplió con su trabajo de infraccionar esta falta. 

Para todos es sabido que en la administración de Édgar Castro Cerrillo la instrucción es ser flexibles, no sólo con los turistas, si no con todos los conductores que circulan en la ciudad, para que dejen sus automóviles estacionados unos minutos, ¡ah!, unos minutos. 

Así los conductores de Guanajuato saben que si hablan con un oficial, por indicación del titular de Seguridad Ciudadana, Christian Ortiz Muñiz, hay tolerancia, siempre y cuando los conductores no tomen el pie cuando se les brinda la mano. 

Un ejemplo se aprecia a un costado del Teatro Juárez, donde llegan carros a descargar la mercancía de los comerciantes de la zona. 

También los conductores pueden dejar sus carros en las inmediaciones de la zona de Pozuelos para ir por sus hijos a los colegios, para descargar mercancía o simplemente para ir a trabajar. 

Pero, dicen que en el caso de los turistas, de plano desobedecieron las indicaciones del oficial de Tránsito, así que no tuvo más opción de aplicar la multa. 

Fue justo en ese momento cuando apareció “Capelo”, en su papel de Robin Hood, para exigir al uniformado cancelar la multa. 

Se comenta que el problema no es que se quiera abogar por una persona, el problema es cómo se hacen las cosas, y el que se enoja, pierde. 

El Robin Hood de Guanajuato se presentó prepotente, según dicen, las decenas y decenas de comentarios en las redes sociales y se aprecia ne los videos del momento.

A gritos, manotazos y presuntamente hablando por teléfono al Alcalde, “Capelo” exigía que no se levantara la multa, y asegurando que el oficial lo estaba amenazando, cuando, dicen, el uniformado ni pío dijo, porque estaba rodeado de la familia de “Capelo”, quien le gritaban que de “ellos tragas”, refiriéndose a los turistas. 

Quien decía estas palabras era la funcionaria y directora del Museo del Pueblo, Karenia Hernández, quien desafortunadamente en su cuenta de Facebook quería justificar su actuar subiendo fotos del momento, y llamando al tránsito corrupto, algo que momentáneamente retomaron algunos empleados del Municipio, entre ellos Enrique Saucedo, coordinador de Comunicación del DIF Municipal. 

En fin, que quien pagó los platos rotos, se comenta, fue el ex director de Comunicación Social, David Cristian Cantero López, quien al ver que la bola de críticas seguía creciendo, no movió un dedo, porque al final de cuentas Javier de Jesús Hernández “Capelo” es también un colaborador del Municipio, pues forma parte del recién instalado Consejo Municipal de Asesores, que tiene la función de vigilancia del respeto de la imagen y el patrimonio histórico de la capital. 

Fue la tarde del miércoles cuando se anunció la salida del Director de Comunicación Social, cuyo equipo de trabajo a las 2 de la tarde ya había salido de vacaciones, pese a que las críticas eran virales en las redes sociales.  Al final el equipo de Comunicación, ya sin Cristian Cantero, emitió un comunicado informando que la legalidad está por encima del influyentismo o cualquier acto de heroísmo. Órales. 

Posdata: Dicen que en Guanajuato todavía se recuerda que en la administración pasada, cuando laboró  como director de Cultura y Educación, José María Hernández Vallejo, hijo de “Capelo”, los capitalinos perdieron parte de su patrimonio, debido a la desaparición de seis bustos de bronce, de los cuales a la fecha nadie sabe dónde están, eso sí, José María fue premiado con otro puesto a nivel federal. 

Los ajustes de Márquez

En la última edición de su “fiebre de sábado por la noche” con comunicados para anunciar ajustes en su equipo de trabajo, el gobernador Miguel Márquez aprovechó las vacaciones para enviar señales.

Una, la de la aceptación, tarde pero al fin, de que Ana María Aguilar Higareda no estaba sacando a flote la encomienda como responsable del Instituto Estatal de Ecología (IEE), y no quiso esperar ni siquiera a tener sustituto, pues por vía de mientras, aunque en gobierno no hay nada más permanente que lo temporal, se quedó como encargado de despacho el director jurídico del IEE, Luis Fabián Ortiz.

El IEE debe atender entre sus funciones temas de: calidad del aire, verificación vehicular, Áreas Naturales Protegidas, manejo de residuos, normatividad ambiental y diferentes trámites y permisos.

De acuerdo al Presupuesto de Egresos 2016 para el Estado de Guanajuato el IEE tuvo una reducción de 47% en su presupuesto respecto al 2015, al pasar de 119.9 millones de pesos a 63.6 millones, a la par de presupuestos como el de TV4 que tiene 55 millones (y que también sufrió notable reducción), e incluso menos que los recién creados Instituto de Atención al Migrante y sus Familias que tiene 80.9 millones de pesos, y el Instituto Guanajuatense para las Personas con Discapacidad con 72.5 millones.

En la administración paraestatal destaca también por un mínimo presupuesto la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) que encabeza Juan Pablo Luna Mercado y que para este año dispone de 27.4 millones de pesos, que también es un 14 por ciento menos que lo que tuvo en 2015. 

Lo anterior para la oposición, especialmente el Partido Verde en el Congreso Local, no es otra cosa que la muestra del fracaso institucional de la política ambiental reflejado en el pobre presupuesto asignado.

La pregunta entonces ahora es ¿qué tanto modifica Márquez esa política con sólo mover a una funcionaria? Ya veremos si fue sólo para salir al paso a las críticas o de verdad es un ‘golpe de timón’ para poner el tema ambiental en otro nivel de la agenda pública del Gobernador y todo su gabinete.

La problemática ambiental en Guanajuato es una responsabilidad compartida de los tres niveles de Gobierno, pero el Estado tendrá que dar pasos acelerados para atender problemas aquí y allá, el más crítico el de la calidad del aire en Salamanca, pero no el único, ahí está la contaminación de los ríos Turbios y Temascatío, la penosa situación de los tiraderos de basura en todos los municipios, los pasivos ambientales como el de Química Central, y el enorme déficit de espacios verdes públicos.

Otra señal de Márquez con sus ajustes fue la de relanzar el trabajo de la Secretaría Particular.

Luego de medio año de dejar la dirigencia estatal del PAN, Gerardo Trujillo Flores asume un cargo en el equipo de Márquez, el de Subsecretario Operativo de la Secretaría Particular, que en el papel del organigrama no luce lo que se esperaba, incluso era un puesto vacante desde hace meses, pero tampoco se trata de una ocurrencia, el plan es que la experiencia del panista llegue a reforzar el trabajo político.

El secretario particular del Gobernador, Ricardo Narváez, se apoyará en Trujillo para la operación política en los diferentes municipios, con los otros poderes públicos, organizaciones y fuerzas políticas.

También llega como secretario técnico del Gobernador, José de Jesús Maciel Quiroz, puesto que dejó vacante José Cuauhtémoc Chávez, nombrado magistrado del Tribunal Contencioso Administrativo. El que llega es otro abogado que estaba en la Secretaría de Desarrollo Social y Humano del Estado y que tiene amplia experiencia también en armar la estructura jurídica del PAN en las épocas electorales.

Ricardo Narváez tendrá más tiempo ahora para enfocarse en el trabajo de ‘ponerle ojo’ al gabinete.

Por último está el brinco del ex auditor del Estado, Mauricio Romo Flores, quien tenía 5 meses apenas en la Coordinación de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud, y se va de titular de la Unidad de Seguimiento a la Fiscalización en la Secretaría de Finanzas, Inversión y Administración.

La especialidad de Romo Flores es sin duda la fiscalización, con lo que Márquez envía refuerzos al secretario Nacho Martín para que los temas de observaciones a la cuenta pública que ha hecho la Auditoría Superior de la Federación queden salvados y no se conviertan al final en ‘dolor de cabeza’.

Y de Arturo Lara a la nueva Secretaría de Innovación, Ciencia y Educación Superior, ya estaba dicho. Lo que sigue ahora es que la eche a andar con los resultados y la austeridad que tanto presumió 3M.

Comentarios