Opinión

Terrorismo: tipo penal desactualizado

Pareciera que el escarmiento para los ciudadanos que protestan por causas y motivos justos, cuando llegan a la violencia de solo causar daños para ser atendidos, se les reprime con el delito de Terrorismo

Avatar del

Por: Mtro. Paulino Lorea Hernández

El primero de diciembre del año próximo pasado escribimos en este espacio un artículo sobre el tema de “Irritación social en Guanajuato”, en donde referimos diversos puntos álgidos que fueron acumulándose en nuestro Estado por diversas causas que originan la protesta social en contra de los niveles de gobierno municipal y estatal.

Fue así que en esa oportunidad nos referimos a los hechos acaecidos el domingo 24 de noviembre en la población de Cuerámaro, los cuales resulta preciso hoy volver a mencionar en donde cuatro muchachas muy estimadas e identificadas con la población de la localidad, murieron a consecuencia de ser atropelladas por un vehículo automotor, tripulado por un joven hijo de un reconocido educador en esa localidad con influencia y amistad con la Presidente Municipal Ana Rosa Bueno,  pues después de haber sido detenido, horas después sin explicación alguna fue puesto en libertad.

Este homicidio múltiple causó la inconformidad e indignación no solo de familiares de las víctimas sino de la población en general, quienes exigieron a las autoridades su atención sobre el caso y una explicación (a.m. página A.6 León, jueves 28/11/19), pues consideraron una injusticia. Se comentaba también que el joven autor de la muerte de Rosa, Michelle, Zicry y Teresa conducía en estado de ebriedad pues no existe otra explicación ante tan extrema velocidad a la que condujo, debido al arrastramiento prolongado de los cuerpos de las víctimas.

Mas de 2000 personas enardecidas y llenas de furia, sobre todo por la desatención de la alcaldesa y por la burla de que fue objeto la madre de dos de las víctimas, Rosa Evelia Avalos Negrete, por parte de elementos de la policía, incitados por lo que en sicología social se conoce como “indignación social colectiva”, procedieron sin reparar en consecuencias a causar destrozos no solamente en la casa del joven autor de los homicidios, sino también a la casa de la alcaldesa, donde provocaron algunos daños por su pésima actuación como gobernante y primera autoridad que pudiera haber atendido las demandas de la multitud.

En aquella oportunidad de referencia a estos hechos, advertimos que estas situaciones en las especiales circunstancias en que se originaron, deberían ser revisadas y darles un tratamiento con diferente óptica por parte del Gobernador del Estado y del Fiscal General, pues proceder contra algunos ciudadanos que fueron detenidos por un delito como lo es el Terrorismo, nos parecía un exceso al resolver la situación jurídica de los entonces 23 detenidos, para no acrecentar la inconformidad social en esa localidad  y “no echarle mas leña al fuego”, prolongando el conflicto, como hasta ahora ha sucedido. De aquellos detenidos solo quedan 17.

No podemos dejar de analizar que en este caso específico existió una verdadera negligencia y falta de atención por parte de las autoridades municipales, independientemente de las responsabilidades, y aquí sí delitos, en que pudieran haber incurrido los empleados municipales y quizás la propia alcaldesa al dejar en libertad indebidamente a un sujeto acusado de ser autor de ¡cuatro homicidios! Y que hasta ayer no había sido reaprehendido; situación que provocaba una verdadera paradoja, puesto que quienes resultaron ofendidos por la comisión de los delitos del sujeto hasta ahora impune, sí se encuentran privados de su libertad y con una amenaza de la autoridad Ministerial y Judicial de que se declaren culpables, pidan un procedimiento abreviado y se les condene a la pena mínima de tres años para poder obtener su libertad: una verdadera aberración. Así se maneja en ocasiones “la justicia en Guanajuato”.

Pareciera que el escarmiento para los ciudadanos que protestan por causas y motivos justos, cuando llegan a la violencia de solo causar daños para ser atendidos, se les reprime con el delito de Terrorismo. Recordemos que en el año 2010 sucedió algo similar con aquellas mujeres acusadas de homicidio calificado solo por haber abortado, que causó resonancia internacional y fue hasta entonces cuando el Gobernador Oliva, operó a petición de varios ciudadanos, entre ellos, de quien esto escribe, para modificar el Código Penal de aquella época y retomar la tipificación del delito de infanticidio para que fueran liberadas de inmediato.

De allí nació una organización feminista muy aguerrida de lucha social permanente y actualizada denominada “Las Libres”. Cómo se denominará la organización ciudadana que surja con esta injusticia en contra de los ciudadanos cueramarenses? ¡Libertad Ya!.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?