Opinión

Torta de jamón

Continuidad a clases virtuales no fue una buena noticia

Nuevo líder del sector calzado enfrentará uno de los momentos más complicados de la Industria

Reducción de plantillas y sueldos son parte del daño provocado por el paro de labores
 

Avatar del

Por: Francisco Horta

La noticia de que las clases en México continuarán de forma virtual; amargó el inicio de semana, no solamente a los alumnos que desean nuevamente regresar a las charlas con los amigos y a sus padres que por fin esperaban volver a descansar de ellos, sino a todos aquellos negocios involucrados con el regreso a clases.

La pandemia provocará que otro sector en este 2020 no registre su mejor temporada del año como en este caso sucede en agosto.

Las principales afectadas son las papelerías y librerías que con sabor amargo ven como su mes preferido, podría ser improductivo, como lo fue el primer semestre del año en ventas.

Parece que en México ha salido “más caro el remedio que la enfermedad”, con un virus en este país sea ensañado y conforme pasa el tiempo se suman nuevos sectores a la estadística de perjudicados.

La cantidad de propietarios y empleados afectados por la cancelación de clases presenciales es amplia; sumemos a los fabricantes y comercializadores de mochilas, uniformes, calzado, peluquerías, autoservicios, tiendas de abarrotes, hasta las casas de empeño… y seguramente usted recordará unas cuantas más.

La compra de útiles escolares representa una de las actividades económicas más importantes del país, el año pasado 75 millones de pesos fue la derrama económica generada en México.

Las familias destinan hasta un 70% del gasto de agosto para que sus hijos regresen a la escuela uniformados y con sus útiles escolares completos, realizando gastos promedios de hasta 9 mil pesos por alumno.

Algunos de nuestros lectores seguramente consideran que la noticia no fue del todo mala, porque las clases virtuales permitirán que los gastos sean menores para una cartera perjudicada, sin embargo eso provocará que la de otros también siga igual.

Casco de acero

“No quisiera estar en tus zapatos” es un dicho popular y también el título de un entretenido libro del escritor estadounidense, William Irish.

Nos vino a la mente, por lo escrito en su primera editorial, por el empresario, Alfredo Padilla Villalpando, ahora presidente de la CICEG.

Acepta que muchos de los retos actuales de la industria han sido parte de la historia, pero ahora el camino es aún más retador para aquellos que quieran mantener el paso.

Describe que los industriales del calzado siempre han vivido desafíos como la competencia desleal que es provocada por la informalidad y las malas prácticas que aprietan el precio y provocan que las empresas no inviertan en innovación, diseño y desarrollo de su gente.

Suela resistente

Alfredo Padilla recuerda que en 50 años de experiencia, en el sector han pasado por crisis, problemas políticos y lucha interminable contra la importación y contrabando, “pero hoy, el panorama es aún más complejo”. 

Sin embargo como líder invita a que los agremiados se amarren las agujetas y aprieten el paso.

“Sé que muchos de nosotros crecimos en esta industria, que nos ha dado todo y ésta será nuestra gran oportunidad de servir y fortalecer, con todas nuestras ideas y experiencia”. 

¿Cómo?, en su mensaje de presentación dijo que con base a trabajo en equipo para fortalecer el mercado interno, aumentar las exportaciones a Estados Unidos, Canadá y Sudamérica.

Además de continuar con el combate a la informalidad y la ilegalidad, creando puentes con los comercializadores para generar relaciones de negocio ganar-ganar y evitar las malas prácticas.

Señaló que todo el tiempo están compitiendo por precios más bajos y descuidando sus marcas. 

A 63 días del regreso del sector zapatero sus ganas son muchas, pero su paso aún es lento, teniendo que seguir trabajando con bajos porcentajes de producción, empleados y pedidos que han provocado reajustes en las plantillas y en los sueldos.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?