Valor Agregado

Crean empresas en Guanajuato con sentido social

Dos ideas desarrolladas por un grupo de investigadores y universitarios en Guanajuato: una que beneficia a comunidades y otra a niños de preescolar.

Avatar del

Por: Silvia Millán

La iniciativa Caminos de Agua tiene su sede en San Miguel de Allende.

La iniciativa Caminos de Agua tiene su sede en San Miguel de Allende.

León.- Generar negocio ofreciendo un beneficio a la comunidad forma parte de las iniciativas sociales. En Guanajuato el 30% del emprendimiento que se desarrolla en el Estado tiene este perfil.

Una idea que pueda beneficiar a la sociedad además de ser retribuible es parte del trabajo que desarrollan emprendedores en la entidad.

Caminos de agua

Agua para todos es el punto de partida de la iniciativa de Caminos de Agua con sede en San Miguel de Allende.

Aaron Krupp, coordinador de investigación y desarrollo de tecnología en la Asociación, explicó que antes de enfocarse directamente en temas del agua, ellos establecieron una idea de construcción de vivienda sostenible sin embargo identificaron que la carencia de agua era la necesidad principal a atender.

La Asociación inició en 2015 con un grupo de 4 personas, todos ellos extranjeros. Una de las ideas principales es la captación de agua de lluvia para mitigar la escasez en comunidades pero enfocada en el consumo humano.

En Guanajuato trabajan con 7 municipios, entre ellos San Miguel de Allende y Silao, involucrando a 680 mil personas que tienen como problemática la contaminación, escasez en la subcuenca del Alto Laja y Laguna Seca. “Viene de la motivación social, como una solución sustentable la captación de lluvia”, explicó el especialista.

La Asociación está desarrollando un prototipo de filtro para eliminar el arsénico del agua. A la fecha han realizado alrededor de 100 proyectos, su campo de acción son las comunidades rurales y escuelas de educación básica.

Los emprendedores no llegan directamente a los usuarios sino que es a través de otras organizaciones que hacen el trabajo en físico, son un puente entre la búsqueda de recursos y la capacitación, detalló Aaron.

Ellos realizan el trabajo técnico, de seguimiento del proyecto y la implementación. Otro de los servicios que ofrecen son análisis a los pozos para conocer la calidad de agua.

Los proyectos en las comunidades son gratuitos, en el caso de áreas urbanas y empresas que pueden pagar, a ellos se les cobra, es así es como monetizan su proyecto.

Sabemos que con la captación de agua de lluvia evitamos los minerales duros, pero tenemos bacterias”, explicó.

Para ello desarrollaron un filtro, éste se distribuye de manera gratuita en las comunidades y de manera comercial a particulares para recuperar el costo de producción.

En San Miguel de Allende colaboran con un taller donde se elaboran los filtros para distribuirse en la República Mexicana a otras asociaciones. Para el desarrollo y la investigación contaron con el apoyo de universidades en Estados Unidos, Holanda e Inglaterra; asesores técnicos, ingenieros Civiles, ha sido una creación colaborativa entre muchos actores, advirtió.

A este proyecto se suma un adaptador para filtrar agroquímicos, éste puede aplicarse para otros tipos de patógenos. En la Asociación colaboran 15 personas con ellos, además de voluntarios.

Enseñan a leer

Lo que comenzó como un proyecto escolar se está convirtiendo en un modelo de negocio para ayudar a que los niños aprendan a pronunciar la letra “erre”.

El equipo conformado por Arnulfo Gómez García, Guadalupe Villanueva García, Omar Alexandro Soria González y Santiago Quiroz Almaguer, diseñaron la aplicación DICAP, enfocada en niños en edad preescolar para ayudarlos en su acercamiento con una adecuada pronunciación.

Los creativos originarios de Valle de Santiago estudian en la Universidad Tecnológica del Sureste de Guanajuato.

Arnulfo Gómez García, Guadalupe Villanueva García, Omar Alexandro Soria González y Santiago Quiroz Almaguer. Foto: Silvia Millán.

Guadalupe Villanueva García detalló que la iniciativa tiene año y medio en desarrollo. La versión final ya ha sido probada en niños de cuatro años y ha dado buenos resultados. Su propuesta incluye el uso de personajes animados que facilitan la comprensión de los niños. La iniciativa surgió ante la problemática que vieron en su entorno familiar, ya que esta letra resulta complicada para los niños en edad preescolar..

Los estudiantes planean incubar su proyecto para que pueda ser captado por instituciones educativas de todo el País.

Da clic en la estrella 'seguir' y te mantendremos informados de todos tus temas preferidos

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?