Pierde Guanajuato 52 mil 404 empleos

Avatar del

Por: Silvia Millán Rivas

Patricia Gallegos quedó desempleada al inicio de la pandemia en marzo del año pasado. 
La empresa de calzado para la que trabajó durante 20 años decidió cerrar la planta al quedarse sin pedidos. La compañía optó por ofrecer un horario reducido con ingresos al 50%. 
Ella es una de las 52 mil 404 personas que se quedaron sin trabajo durante el año pasado en Guanajuato, donde la desocupación creció 60%, principalmente a consecuencia de la contingencia sanitaria por el COVID-19.
Patricia aceptó la baja laboral y lo que recibió de liquidación le permitió saldar el pago de su casa. 
De momento se mantiene ayudando en la fábrica, solo que ahora no tiene prestaciones; recibe mil pesos por semana y redujo su horario ante el descuento de sus ingresos.
“Nada más estoy esperando que puedan cerrar la planta para tomarme un descanso, ha sido un tiempo de incertidumbre. Ni me voy y tampoco se cuándo van a cerrar”, comentó.
Al cierre del año pasado en la entidad sumaban 139 mil 642 desempleados, cifra mayor a los 87 mil 238 del 2019, según resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
El 59% de las personas desocupadas son varones, quienes suman 83 mil 637 del total. 
Con estos resultados Guanajuato se ubica en la quinta posición a nivel nacional por el número de desempleados al cierre del 2020, colocándose por debajo de Jalisco que sumó 156 mil 336 personas sin trabajo.
El primer sitio lo tiene el Estado de México con 511 mil 007 personas; en contraste, Colima reunió 14 mil 024 y con ello se convierte en la entidad con menor desocupación en el país.
Menos empleos

A este indicador se suma la caída del 3% entre las personas ocupadas; quienes contaban con empleo al cierre del 2019 fueron 78 mil 269 menos que en el mismo periodo del 2020.
Al cuarto trimestre del 2019 en el estado dos millones 595 mil 510 personas contaban con una ocupación, pero esta cifra se redujo a dos millones 517 mil 241; con esto creció la brecha de ocupación.
La tasa de informalidad laboral se incrementó pasando de 53.89 puntos en 2019 a 54.91 puntos para el cierre del año pasado.
Cambiar de giro fue la única opción para Eloy Hinonoja Miranda en su negocio dedicado a la producción de eventos; ahora piensa en un negocio donde no se tenga contacto con tanta gente. 
La plantilla de trabajo de la empresa se redujo de 24 a cinco colaboradores por la contingencia sanitaria.
El empresario detalló que antes, en una temporada regular llegaba a atender hasta 30 eventos de diferentes rubros.
Explicó que inició con sistema de audio y que, con el tiempo, sumó tapanco, cafetería, banquetes, pantallas en gran formato, producción audiovisual y carpas de gran formato. La empresa trabaja principalmente para el sector privado.
“Es una situación que me quita el sueño, por más ahorros que tengas, mi proyección para este año era ganar por arriba de ocho millones de pesos”, confesó.
Pero considerando los adeudos que adquirió en años anteriores, más cero ingresos de dinero y gastos fijos, el empresario está considerando declararse en quiebra porque anticipa que este año la situación económica no se comprondrá.
 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?