Vivir+

Gerardo Rosales Garza fue un gran padre, abuelo y Doctor

Con su partida el prestrigiado pediatra deja profunda huella entre sus seres queridos y amistades 

Avatar del

Por: Judith Padilla Sosa

Gerardo Rosales Garza fue un gran padre, abuelo y Doctor

Gerardo Rosales Garza fue un gran padre, abuelo y Doctor

León.- De un infarto falleció el doctor Gerardo Rosales Garza.

Nació el 6 de  junio de 1935, en Monterrey Nuevo León, Hijo menor de Arturo Rosales Fernández y Consuelo Garza García quienes con él complementaron su familia que ya habían formado con Tomás, Ernesto y Arturo. 

Médico pediatra por la Universidad Autónoma de Nuevo León, realizó su especialidad en el Hospital Infantil de México y el Centro Médico Nacional de la Ciudad de México.

En Monterrey conoció a quien sería su esposa, Pita Gutiérrez de Velasco Plasencia. Se casaron el  22 de febrero de 1060. Llevaban casi 6 años de novios.

Pita y Gerardo el día de su boda.

Viviendo en la Ciudad de México, tuvieron a sus tres primeras hijas: Marcela, Diana y Lorena. Ya avecindados en León, vieron nacer aquí a las dos más pequeñas, Fabiola y Alejandra.

Sus yernos son Juan Federico Ruenes, Jorge Rosales, Carlos garcía, José Ignacio Arreola y Marco García.

Sus hijas le regalaron 11 nietos; Juan Federico (casado con Paola Icaza), Marcelita, Jorge, Sonia, Charlie, Gerardo (casado con Itzel Verdad), Fer, José Ignacio, Juan Pablo, Diana y Juan José y tres bisnietos: Almudena, Paloma y Rodrigo.

Su hija Lorena lo describe como un hijo excepcional, esposo amoroso, padre ejemplar y abuelo consentidor;

gozaba de tener muchos amigos, de las reuniones familiares, bailar y escribir poemas y reflexiones para sus hijas, yernos y nietos”.

Al terminar su especialidad en el Hospital Infantil de México, lo solicitaron en el área de pediatría del Centro Médico Nacional; cuando él solicitó su cambio, le tocó por suerte, la ciudad de León.

Con sus hijas Alejandra, Diana, Fabiola, Lorena y Marcela y su esposa Pita.

De 1967 a 1975 fue pediatra de tiempo completo de la Clínica T 1 del IMSS, en León. A mediados de ese periodo empezó como profesor adjunto de Pediatría Clínica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Guanajuato.

Fue, durante 14 años, médico pediatra del Hospital de Ginecología, Obstetricia y Pediatría del IMSS. Precisamente de esta institución se jubiló tras 28 años de trabajo en distintas áreas.

Perteneció a la Asociación de Médicos del Hospital Infantil de México, fue Socio de la Sociedad Mexicana de Pediatría, fue fundador y presidente de la Asociación leonesa de Pediatría, socio fundador y secretario de actividades científicas del Colegio de Médicos Especialistas Certificados de Guanajuato, fue miembro adscrito a la Academia mexicana de Pediatría; entre otros cargos más.

Mi papá fue un ser altamente sensible; Agradezco a la vida que me dio el privilegio de tener un padre de esa magnitud. Me dejas lo mejor: ¡ser tu hija! y saber que fui muy querida por ti”, expresó Lorena al despedir a su papá.

Un abuelo amoroso.

Los nietos también ofrecieron frases de amor a su abuelo.

Mi abuelo, mi amigo, mi ejemplo. ¡Misión cumplida! Cosechas una gran familia que te adora y nunca dejará de agradecerte lo que hiciste y formaste. Te quiero y vivirás en mí, por siempre”, leyó su nieto mayor, Juan Federico Ruenes Rosales.

Mi  abuelo es el mejor ser humano que he conocido. En lo profesional fue un médico que impactó muchas vidas; en lo personal, un esposo atento, un padre responsable y un abuelo, inspirador y divertido. Dejas profunda huella en mí”, dijo Gerardo Rosales Rosales.

Fue un doctor de profesión y de corazón. Siempre al pendiente del bienestar de los demás. Su misión en la vida fue mejorar la calidad de vida de sus pacientes, familia y amigos y sin duda, lo logró”, expresó Carlos García Rosales.

Siempre recordaré a mi abuelo por todo el amor y cuidado que me dio”, destacó el más pequeño de sus nietos Juan José Arriola Rosales.

En esta nota:
  • LEÓN
  • TESTIMONIO DE VIDA

Y tú, ¿qué opinas?