Vivir+

Mejora menopausia con sano estilo de vida desde temprana edad

La ginecóloga Ana Ruth Alonso Ibarra ahonda sobre los síntomas hasta lo que no debe hacerse, para vivirla plenamente 

Avatar del

Por: Mayra Cordova Sanchez

No es una enfermedad, es una etapa en el ciclo reproductivo de la mujer. Fotos: René Pimentel/Cortesía.

No es una enfermedad, es una etapa en el ciclo reproductivo de la mujer. Fotos: René Pimentel/Cortesía.

Leon, Guanajuato. Más que un tratamiento, la doctora Ana Ruth Alonso Ibarra, apuesta a la educación temprana de las mujeres y a un estilo de vida saludable para la etapa de la menopausia. 

La especialista en ginecología y obstetricia explica que el término de menopausia, quiere decir “pausa en las menstruaciones” y que esto se relaciona a que la paciente haya tenido un periodo completo de 365 días sin haber presentado sangrado menstrual, un término que también incluye síntomas y datos clínicos que se tienen que vigilar referentes a diferentes órganos y sistemas, no nada más al ginecológico. 

Ana Ruth Alonso Ibarra.

No es una enfermedad, es una etapa en el ciclo reproductivo de la mujer y la edad promedio se encuentra entre los 48 y 53 años en las mexicanas, pero los síntomas de disminución hormonal se van presentando a partir de los 40 años. Podemos hablar que antes de cumplir el año sin menstruar, es muy probable que las mujeres hayan tenido, de siete a ocho años previos, síntomas relacionados con modificaciones hormonales”, agregó. 

En muchos casos, estos síntomas se pueden manifestar como alteraciones menstruales, con mucho o poco sangrado; incremento de peso; modificaciones en el estado de ánimo; bochornos; fatiga, que se justifica por otras cosas, pero puede ser un dato importante; molestia urinaria; cefalea; e incremento en el diagnóstico de las enfermedades crónico degenerativas, específicamente de hipertensión o diabetes, por mencionar algunas. 

De ahí la importancia de que las pacientes acudan a revisión para determinar en cuál etapa se encuentran, tengan una valoración y saber el estado físico en el que están empezando esta nueva etapa para con base a eso, los doctores puedan hacer las recomendaciones adecuadas, ya que es un trabajo multidisciplinario en el que además de la ginecóloga, interfiere un nutriólogo y un activador físico. 

No tener una revisión y orientación por parte de un especialista puede generar complicaciones siendo una de las principales en mujeres mayores a los 65 años, las alteraciones cardiovasculares relacionadas a infartos o embolias por el incremento de colesterol y triglicéridos”, comentó la doctora. 

Otro dato importante es la presencia de fracturas ya que la osteoporosis está relacionada a la disminución hormonal. Hay mujeres que en edad reproductiva lactaron y no fueron suplementadas adecuadamente, por lo que a partir de los 40 años presentan datos bajos de calcio en los huesos. 

También pueden presentar alteraciones emocionales por la falta de hormonas que pueden ir desde la depresión hasta la irritabilidad, ansiedad, bochornos o pérdida de sueño que esto ya no les permite tener una calidad de vida adecuada u otros datos que pueden poner en riesgo la vida de la paciente conforme van pasando los años”, comentó. 

Las recomendaciones 

Lo ideal en temas de salud, siempre es el diagnóstico oportuno, por lo que la ginecóloga Ana Ruth Alonso Ibarra invita a la información, evaluación, seguimiento y tratamiento, lo cual además del especialista, debe haber un compromiso por parte de la paciente. 

Hay quienes sí requieren un tratamiento desde antes de la menopausia, pero es muy importante ver el estilo de vida que llevan para que tengan claro que si no mejoran, probablemente a los 50 años puedan tener diabetes, hipertensión, problemas renales o problemas cardíacos”, señaló. 

Lo primero que corresponde es informarse y saber que el cuerpo no es una máquina que aguantará el mismo ritmo toda la vida, sino que conforme pasen los años cambiará y tendrá diferentes necesidades. 

La segunda recomendación es acudir a revisiones, pues hay síntomas como el sangrado, que se puede dar por hecho de la menopausia, cuando puede ser una manifestación de un síntoma de riesgo y poder diagnosticar a tiempo ciertos cambios para determinar el manejo de cada paciente. 

Lo general es siempre una buena alimentación que va más allá de si consumen pan o refrescos, se refiere a un programa alimenticio guiado por un especialista; a la activación física que no se sustituye con nada y que tiene que realizarse de 150 a 300 minutos a la semana, una cantidad adecuada para dar efectos a nivel cardiovascular y muscular”, destacó. 

Cuidado con automedicarse 

En la actualidad hay diversas opciones terapéuticas para los síntomas de la menopausia y en algunos casos se comete el error de consumir alternativas que puedan empeorar el estado de salud. 

Las dosis altas de ciertas vitaminas o de  plantas pueden dar efectos secundarios, aunque la especialista señala que esto no quiere decir que la homeopatía no sea buena, sino que siempre debe ser vigilada y de acuerdo al diagnóstico de la paciente determinar si requiere o no de una suplementación. 

Si hablamos de terapia de reemplazo hormonal, aunque sea con fitoestrógenos que es más homeopático, la vigilancia tiene que ser continua y no dejar de hacer la mastografía, ultrasonido ovárico, de útero y lo más importante que la paciente entienda que es un seguimiento a largo plazo y no se piense que a los 50 años ya no se tiene que realizar el  Papanicolaou u otros estudios, al contrario, pasado los 40 empezamos a tener estos cambios que pueden dar ciertas patologías”, destacó la doctora Ana Ruth Alonso Ibarra. 

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?