Noticias

Al Bofo, la vida le dio una vocación que sólo perderá al morir: voceador

Osvaldo Esparza, ha dedicado su vida a la venta de periódicos en Mixquiahuala y se ha ganado el respeto de los vecinos

Por:

Mib73ZCGhl0

Foto: Gerardo Campa | El Bofo es voceador porque el destino así lo marcó

Foto: Gerardo Campa | El Bofo es voceador porque el destino así lo marcó

Si una persona fuera a Mixquiahuala y preguntara por Osvaldo Esparza Velázquez, tal vez solo una, dos o tres personas, probablemente de su misma familia, lo podría identificar. En cambio, si alguien preguntase en los primeros cuadros del municipio por el puesto del Bofo, seguro te darían razón.
 

Desde 1994 tiene su estanquillo de periódico Publicaciones Esparza en el jardín municipal, del cual nos cuenta, tuvo sus inicios entre 1945 y 1955.


 

“Mi papá, Rodolfo Esparza, laboraba en un cine en lo que ahora es Progreso, era de los que atendía. Acababa la función y ponía sus ejemplares en el suelo, llevaba cuentos de algunas caricaturas de moda. Para mí es ahí el inició de Publicaciones Esparza, del año (piensa), podría ser entre 1945 y 1955, la fecha exacta no la recuerdo, eso lo contó papá que en paz descanse”.
 

“Poco a poco se metió a la búsqueda de impresos con las editoriales, tenía la espinita de que podría ser un buen negocio. Antes se dedicó a la administración de una tlapalería. En 1955 tuvo su estanquillo afuera de lo que era la Comisaría Ejidal, justo atrás de la iglesia principal en una esquina, ahí ya tenía periódicos".

Don Rodolfo falleció en 1990, estuvo gran parte de su vida en el negocio, de ahí sostenía económicamente a sus hijos. 
 

El Bofo recuerda que estudiaba en Celaya, su padre se enfermó y su mamá Zeferina Velázquez tomó las riendas. El cambio de generación se vislumbraba, había que salir adelante.

Durante la charla con AM Hidalgo, el Bofo atendía a los clientes en su puesto de periódicos y revistas al mismo tiempo comía un taco de quelites que nos compartió, así es todos los días, comer y atender.

“Don Rodo tenía la ilusión de una televisión a color, al enfermarse, mi hermano Javier y yo nos fuimos de aboneros, todo lo que ganábamos era para esa tele. Desgraciadamente antes de juntar la cantidad, murió y el dinero se fue para los gastos del sepelio".
 

"Mi hermana Maribel apoyó a mi madre a tomar las riendas de Publicaciones Esparza. Yo iba diario después de mi chamba de abonero para ayudar a recoger el puesto. Un día me dijo que ella o yo, uno de los dos tenía que prepararse. La verdad no me gustaba estudiar y le dije que yo al puesto y la apoyaba para que fuera a la escuela".

En 1993 en la devaluación del peso, Doña Zefe no se acopló al cambio de los tres ceros y de ahí hasta hoy, el Bofo está al cien por ciento en el negocio. Ya son 25 años de ser el voceador de Mixquiahuala.
 

En sus mejores días llegó a vender más de mil periódicos, sobre todo nos dice cuando había una noticia “bomba” y no existían medios digitales ni redes sociales.

“Una de las más grandes satisfacciones es que pude aportar un granito de arena para que dos de mis hermanos menores tuvieran una profesión. En esto haces muchos amigos, ha sido un espacio de trabajo para muchos chavos y señores que sacan adelante estudios o a su familia, eso siempre me llena de orgullo".
 

“Se vendía mucho periódico y revista, ahora con la llegada de Internet, del sistema de paga para la televisión y redes sociales ya no tanto. Tuve que meter material didáctico que es lo que está jalando, tienes que buscar la forma de salir adelante. TV Notas y La Prensa además de Pégale al Gordo de los productos que más jalaron, actualmente Pásala es el que lleva la batuta en ventas".

Al seguir con la entrevista llegaron su esposa y Axel (hijo varón menor), quienes escuchaban con mucha atención cada respuesta.

Osvaldo nunca imaginó estar tan cerca de los medios de comunicación. Desde hace 25 años es la vía para que los lectores de periódicos y revistas, además de los fieles seguidores de cachitos de lotería tengan a tiempo su pasatiempo favorito en Mixquiahuala.
 

Tiene cuatro hijos, la mayor Karen (contadora), Osvaldo (estudiante de turismo), Axel (estudiante de preparatoria) y Valeria (estudiante de secundaria). Es consciente que todavía tiene que trabajar para que todos sus hijos logren una carrera universitaria.
 

Un día normal abre su puesto a las 7:30 horas y lo cierra a las 21:00 horas o más tarde, depende de la carga de trabajo. Eso es de lunes a domingo, sin días de descanso, aunque el periódico no salga (días festivos).

“Me siento bien físicamente a mis 45 años de edad, estaré aquí hasta que el cuerpo aguante. Te conté que estaba de vacaciones y papá se enfermó, iba en bachillerato en Celaya y después de esas vacaciones, nunca más volví a la escuela. Enseguida la opción de mi hermana o yo para estudiar, decidí que fuera ella, de abonero no me iba mal, pero había que seguir con el puesto".

De sus tres hijos que estudian, el que lo deseé tendrá la opción de seguir con el negocio, es algo que ya les advirtió Osvaldo.
 

Es claro, con la historia que hemos leído, el Bofo es voceador porque el destino así lo marcó.

En esta nota:
  • Bofo
  • vocero
  • voceador
  • venta de periódicos
  • Mixquiahuala
  • Osvaldo Esparza
  • puesto de periódicos y revistas
  • Rodolfo

Y tú, ¿qué opinas?