Noticias

Cipriano tomaba Buchanan´s cuando chocó; manejaba a 140 kph: testigo

La cronología quedó asentada en un amparo que fue negado por el juez segundo de distrito, quien mencionó que existen pruebas para considerar que Cipriano manejaba en estado de ebriedad.

Avatar del

Por: Víctor Valera

Cipriano tomaba Buchanan´s cuando chocó; manejaba a 140 kph: testigo

Cipriano tomaba Buchanan´s cuando chocó; manejaba a 140 kph: testigo

Cipriano Charrez sí conducía en estado de ebriedad la camioneta Raptor, a una velocidad de 140 kilómetros por hora, con la que chocó y provocó una explosión que derivó en un joven calcinado en Ixmiquilpan la madrugada del 6 de octubre de 2018.

Previamente consumió botellas de whisky en un restaurante de espadas brasileñas en compañía de otras cuatro personas, de acuerdo con testigos.

Tales declaraciones quedaron asentadas en el amparo 1542/2019, el cual fue negado al exalcalde de Ixmiquilpan por un juez segundo de distrito, el pasado 21 de febrero, expediente hecho público este lunes.

En dicha ocasión, cuando salieron de la Ciudad de México con dirección al Valle del Mezquital, Cipriano y sus acompañantes se detuvieron en un Oxxo y compraron otra botella de whisky, agua mineral, hielo y vasos.

Esa es la narración de la persona que ayudó a Cipriano Charrez a descender de la camioneta Raptor después del accidente, cubriéndole la cabeza y quien previamente lo acompañaba como tripulante.

“Se fueron en menos de diez segundos, corrieron hacia Los Nogales porque pensaban que los iban a agarrar. Al llegar a un puente ya estaba otro auto que también usa el imputado… para continuar huyendo”.

Ante ello, el juez consideró que Cipriano “desplegó de manera voluntaria y consciente una actividad altamente peligrosa (conducir un vehículo) en condiciones y circunstancias (a alta velocidad y en estado de ebriedad)”.

Lo cual, agrega la sentencia, denotó una clara indiferencia y desprecio por la vida humana, en este caso de la víctima.

Incluso, no se encontraron huellas de frenado por parte de la Raptor en el lugar del incidente, a la altura de los semáforos del libramiento El Cardonal.

EN SANTIAGO DE ANAYA, CAMBIO DE CONDUCTOR 

Previo al accidente del 6 de octubre de 2018, a la altura de Patria Nueva, en Santiago de Anaya, la camioneta Raptor paró su marcha para que sus tripulantes fueran al baño y al regresar cambió la posición de los ocupantes, ya que Cipriano quedó como conductor.

“A continuación entraron por lo que es Villagrán, Cañada Chica. El hoy imputado (Cipriano) manejaba a una velocidad de entre 120 y 140 kilómetros por hora, iban pasando por el semáforo que se ubica en la tienda Soriana de Ixmiquilpan”.

Previo a ello, cuando salieron de un compromiso en la Ciudad de México, se dirigieron a un restaurante de espadas brasileñas, alrededor de las 14:00 horas, donde pidieron de beber una botella de Buchanan´s de 700 mililitros, la cual consumieron entre cuatro personas.

El testigo agrega que Cipriano Charrez pidió esa tarde de octubre de 2018 más alcohol “pero ya consumió por copeo”, y además llegó el hermano de una persona que en ese momento los acompañaba, sin precisar su identidad.

“Cuando salieron de la Ciudad de México se detuvieron en un Oxxo y compraron otra botella de whisky, así como agua mineral, hielo y vasos”, narra el testigo.

VASOS Y BOTELLAS EN LA RAPTOR

El informe de criminalística de campo señala que al interior de la Raptor “se observan vasos, refrescos, agua mineral, una botella de alcohol de la marca Buchanan´s”, lo cual coincide con la versión de los tripulantes de los otros vehículos involucrados en el accidente.

Los familiares del joven que falleció y tripulaba el Pointer acusaron que personas cercanas a Cipriano propusieron “llegar a un arreglo”, que les ofrecieron una casa, un seguro, un Chevy, y una cantidad de dinero, la cual no es detallada en el expediente.

El tripulante de la Raptor apunta en el expediente que fue presionado para declararse culpable y reconociera que iba al volante de la camioneta; sin embargo, no aceptó.

Según el informe pericial, el Pointer se incendió por el rompimiento del tanque de gasolina con fricción de los metales con el asfalto, luego que fue chocado por la Raptor, la madrugada del 6 de octubre de 2018.

OMISIÓN DE AUXILIO

 El juez segundo de distrito consideró que Cipriano Charrez evitó brindar auxilio al joven del Pointer que se incendió y quien murió calcinado.

Señaló que las pruebas son suficientes para demostrar el homicidio (a título de dolo eventual) y omisión de auxilio, como probabilidad de que el imputado los cometió.

Y tú, ¿qué opinas?