Noticias

Cuatro menores en orfandad por asesinato de agentes ministeriales de Tecámac

El 10 de septiembre, los ministeriales Marco Antonio y Erick fueron asesinados en un restaurante sobre la México-Pachuca
 

Avatar del

Por: Redacción

Cuatro menores en orfandad por asesinato de agentes ministeriales de Tecámac

Cuatro menores en orfandad por asesinato de agentes ministeriales de Tecámac

El pasado 10 de septiembre, Marco Antonio y Erick llegaron temprano a su trabajo en la Fiscalía General de Justicia de Tecámac, Estado de México. Ninguno de los dos imaginó que ese martes sería el último día de su vida, tras el atentado contra el fiscal Joel Sánchez Bravo, en un restaurante sobre la México-Pachuca.

Ambos, junto con Joel Sánchez Bravo, se trasladaron a Hidalgo, concretamente a Pachuca, la capital.

De manera oficial no se ha dado a conocer el motivo por el que fueron a territorio hidalguense.

Por la tarde, los tres decidieron ir a comer y al circular por la autopista México-Pachuca, en Matilde, entraron al restaurante de mariscos El Retorno.

Afuera estacionaron su vehículo y les asignaron una mesa, les dieron la carta y ofrecieron algo de beber mientras decidían lo que pedirían.

Posteriormente, afuera del restaurante llegaron dos hombres a bordo de un vehículo negro. Entraron al negocio como clientes y pidieron una mesa cercana a donde estaban los funcionarios mexiquenses.

Los hombres se levantaron de las sillas, llegaron donde estaban los tres integrantes de la Fiscalía y dispararon.

ATENTADO
Marco Antonio,
de apellidos V.G., de 32 años de edad, sufrió heridas en el cráneo, donde tuvo fractura de bóveda y base.

Mientras que a Erick, con apellidos R.J., de 34 años, lo hirieron en el tórax; la bala penetró un pulmón y se desangró. 

En tanto que Sánchez Bravo sobrevivió al atentado. Herido, fue llevado a un hospital para su atención y fue dado de alta horas después.

Días antes del 10 de septiembre, en el citado municipio del Estado de México, autoridades detectaron mantas con amenazas en un puente peatonal de la carretera Lechería-Texcoco, cerca de la colonia Venta de Carpio.

El mensaje era una amenaza contra el fiscal Joel Sánchez, su familia y policías investigadores.

CUATRO MENORES EN ORFANDAD 
De los dos funcionarios de la Fiscalía asesinados, uno era casado y otro vivía en unión libre, de acuerdo con versiones de sus familiares.

Marco Antonio era padre de tres menores y Erick de uno, quienes quedaron sin padre y al cuidado único de sus madres.

El día en que ocurrió el atentado, policías municipales de Pachuca arrestaron a tres hombres que presuntamente estaban implicados.

Sin embargo, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), tras diligencias de rigor, lo descartó y los dejó en libertad.

Los asesinos, captados por cámaras de video, siguen en calidad de prófugos y hasta el momento se ignoran sus identidades.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?