Noticias

Gritos, cantos y reclamos, así marcharon mujeres en Pachuca contra la violencia que sufren

Este miércoles se llevó a cabo la marcha en reclamo por la violencia contra las mujeres en Pachuca, donde hubo pintas en muros y hasta daños a una estación del Tuzobús y la sede del PAN.

Avatar del

Por: Griselda López

Gritos, cantos y reclamos, así marcharon mujeres en Pachuca contra la violencia que sufren

Gritos, cantos y reclamos, así marcharon mujeres en Pachuca contra la violencia que sufren

Puños en alto, voces y gritos, feministas rompieron vidrios y rayaron paredes en una ciudad donde importa más una barda que la vida de una mujer, reclamaron manifestantes.

Cerca de 200 voces de mujeres llenas de coraje gritaron por la impunidad que, aseguran,  prevalece en casos de desaparición y feminicidios. Marcharon para exigir eliminar la violencia contra compañeras de lucha: “¡Ni sumisas ni obedientes! ¡Fuimos todas!”, entonaron al unísono.

Así se realizó en Pachuca la marcha por el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Un pequeño grupo de mujeres se concentró desde las 16:00 horas en la plaza del Reloj Monumental. Poco a poco creció con diferentes colectivos que se sumaron a la marcha a la que también llegaron feministas independientes.

Todas reunidas por una misma causa, rodeadas de extrañas que se sentían familia. De a poco el contingente creció para comenzar el recorrido que pasó por diferentes calles de la capital mientras entonaban voces de protesta.

Durante el recorrido, algunas mujeres sostenían la ficha de búsqueda de Jennifer Yanet Hernández, quien desapareció en Iztapalapa y cuya familia viajó a Pachuca para buscarla, pues les comentaron que uno de sus profesores fue quien la trajo a esta ciudad.

Tímidamente, algunas gritaban por las desaparecidas, pero cuando los colectivos tomaron la batuta, organizaron las consignas contra el Estado.

Entre gritos de reclamo la tensión aumentó y comenzaron los destrozos. Los primeros daños los sufrió una cabina de teléfono, siguieron parquímetros y una que otra barda que vistieron con palabras verdes y moradas: "Justicia", "Estado feminicida" e incluso símbolos de anarquía. 

Además, dos cristales de la estación del Tuzobús Presidente Alemán, cayeron en pedazos ante los golpes y el clamor de la manifestación.

Pequeños grupos radicales portaban martillos, pero para cubrir a sus compañeras del ojo vigilante de aproximadamente 30 uniformados, las mujeres, algunas encapuchadas, usaron los carteles que llevaban en mano.

"¡Fuimos todas, fuimos todas!", era el sonido que retumbaba al pintar una barda, al resquebrajar un vidrio. Resonaba cada una de las voces de las mujeres reunidas en cada lugar.

Policías municipales no intervinieron, se limitaron a observar a las manifestantes que descargaron contra muros de la ciudad la ira contenida por los feminicidios, por las desapariciones, por las que ya no están.

Una mujer de alrededor de 40 años salió a un balcón para defender la sede del Partido Acción Nacional, en avenida Madero, cuando las manifestantes pasaron frente a ella. “¡A ti que estás mirando, también te están chingando!", le respondieron las inconformes.

Un oficial, desde abajo del balcón, pidió a la mujer no interferir y para sorpresa de las personas alrededor, el uniformado agregó: "Los daños materiales no importan cuando se exige justicia por la vida de una mujer violentada".

Al llegar a plaza Juárez, las manifestantes inauguraron un memorial, mientras al fondo incendiaban antorchas y con retazos de tela escribieron en el suelo: "Ni una más", que después envolvieron en llamas.

Al finalizar la marcha, doscientas voces entonaron la Canción sin miedo:

"Que tiemble el Estado, los cielos, las calles
que tiemblen los jueces y los judiciales
hoy a las mujeres nos quitan la calma
nos sembraron miedo, nos crecieron alas..."

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?