Noticias

La feria de las vanidades con Ricardo Anaya

Trabajadores del ayuntamiento de Pachuca, panistas, perredistas y del partido naranja apoyaron a su candidato presidencial

Por:

Foto: Y. Dávila

Foto: Y. Dávila

José Guadarrama Márquez aplaude al precandidato presidencial Ricardo Anaya, como todos, para eso fueron, pero no se ve muy convencido con su semblante serio.

El otro aspirante al Senado, Francisco Xavier, llega tarde y se sienta alejado del perredista, más vale marcar diferencias, trazar fronteras que ninguno de los dos cruzará durante el evento de confeti y oropel. Sonríe, observa de un lado a otro, saluda.



Todo se vale previo a definir las candidaturas a diputados locales, legisladores federales y senadores del frente PRD, PAN y Movimiento Ciudadano. Nadie quiere perder la oportunidad de asegurar un lugar en el Congreso.



Un salón repleto, banderas panistas, perredistas y una que otra naranja que ondean en una marea de apoyo al candidato único.

El templete en el centro de la efervescencia partidista y a su alrededor los militantes escuchan a Ricardo Anaya hablar del candidato del PRI que se parece a la Semana Santa, que las refinerías que promete otro presidenciable no son viables, lo mismo de siempre.

Delgado, un chaleco negro, una camisa blanca y unos lentes. Una tez clara. Es la figura de Ricardo Anaya en vísperas de la campaña presidencial. 



Aquí está sentada la presidenta municipal de Pachuca Yolanda Tellería Beltrán, que más tarde declarará que ningún funcionario del ayuntamiento fue obligado a asistir al evento, acá los alcaldes de Mineral de la Reforma y Epazoyucan, también de extracción panista.

Escondido, sin llamar mucho la atención, el diputado de Movimiento Ciudadano Miguel Ángel de la Fuente López solo observa, quizá porque recibió las órdenes de no apoyar a la coalición PAN-PRD en el ámbito local, los votos universitarios que no quisieron aportar. 

Más confeti, música amplificada por las bocinas, presidente, presidente, dicen los más entusiastas y después se marchan.

Los camiones que horas antes llegaron repletos de militantes entorpecieron la circulación vehicular de un tramo del bulevar Felipe Ángeles y anunciaron que el evento presidencial estaba por acabar. 

El diputado con licencia Cipriano Chárrez quiere subir a su camioneta de lujo pero la contrariedad personificada en el rostro de un militante que habla de sus aspiraciones políticas lo impide. 



Como cualquier evento político, después de discursos, de apoyos incondicionales, ahora si llegó a su final.

Saco azul, camisa blanca planchada con esmero, José Guadarrama se levanta de inmediato y pasa a unos metros de Francisco Xavier quien también se hace el desentendido. Políticos.

El cantante prefiere saludar, tomarse fotos y declarar a la prensa que pide una encuesta, mejor dicho varias encuestas, para definir al candidato al Senado.

José Guadarrama y Francisco Xavier, una muestra de la política hidalguense, de las formas probadas, de los discursos de seleccionar al mejor posicionado y que decline el otro para lograr un cambio y bla, bla, bla como en la elección de gobernador. ¿Acaso en 2018 será diferente?

En esta nota:
  • PAN
  • presidenciable
  • México
  • Elecciones 2018
  • yoli Tellería
  • Francisco Xavier
  • José Guadarrama Márquez
  • Hidalgo
  • Ricardo Anaya

Y tú, ¿qué opinas?