Noticias

‘La venta está muy fregada’, dicen mujeres que elaboran palmas para Domingo de Ramos

Dos artesanas que ofrecen palmas y otros productos afuera de iglesias en Pachuca, volvieron a sus casas con casi toda su mercancía debido a la contingencia de coronavirus.

Avatar del

Por: Marisol Flores

‘La venta está muy fregada’, dicen mujeres que elaboran palmas para Domingo de Ramos

‘La venta está muy fregada’, dicen mujeres que elaboran palmas para Domingo de Ramos

Margarita y Teresa, vendedoras de palmas, calificaron como desolador el panorama de ayer, Domingo de Ramos. Debido a la contingencia sanitaria sus ventas fueron “casi nulas”, pues las iglesias estuvieron cerradas por la cancelación de actividades de Semana Santa.

En entrevista, Margarita, comerciante desde hace 40 años, dijo que ha vendido en las siete iglesias más importantes de Pachuca: ofrece desde palmas y cruces, que pinta y adorna, hasta cirios.

“La venta está muy fregada, y eso que desde hace tres años con el gobierno de Yolanda Tellería nos quitaron de enfrente del atrio y ahora ocupamos la calle Primero de Mayo”, dijo.

Recordó que hace tres años, alrededor de las 14:00 horas ya había vendido sus productos, pues en esta festividad “muchos” católicos arriban a la iglesia La Asunción para que les bendigan sus cirios y palmas, que recuerdan que Jesús entró triunfante en Jerusalén.

Ahora, Margarita tendrá que esperar dos fechas que también celebran los católicos, el 3 de mayo, Día de la Cruz, pues arreglan sus cruces con palmas, y el 10 de mayo, pues los cirios se usan para sentir la luz de la madre que falleció.

“Es una buena venta (dichos días) y allí puede salir todo esto, primero Dios, allí pensamos recuperarnos. La gente está espantadísima, esta telúrica. No hay ninguna iglesia abierta, si no nos mata el virus, nos mata el hambre y apenas vamos empezando, todavía falta la tercera fase, dicen que es la más dura”, agregó la mujer de aproximadamente 60 años, quien dijo que nació y ha vivido toda su vida en Pachuca.

Teresa, mujer con rasgos indígenas y adulta mayor, mencionó que viene de Tulancingo, que el año pasado, al mediodía, ya había vendido todas sus palmas, pero que en esta ocasión trajo pocas y se regresará con la mayoría de ellas a su comunidad.

“Vendo palmitas en el Día de la Candelaria (2 de febrero) y de Ramos, pero desde La Candelaria hubo pocas ventas y ahora pues las traje, pero no salen. Por la enfermedad no vinieron a la iglesia”, dijo.

Y tú, ¿qué opinas?