Noticias

Llegó a Hidalgo para vender piñatas de temporada y duerme en un camión

Martín Mendoza llegó de San Martín Texmelucan, Estado de México, para ofrecer las piñatas que elabora para las fiestas decembrinas.

Avatar del

Por: Felipe Vega

Llegó a Hidalgo para vender piñatas de temporada y duerme en un camión(Felipe Vega)

Llegó a Hidalgo para vender piñatas de temporada y duerme en un camión | Felipe Vega

Hay de moldes de papel periódico y de ollas de barro, ambas son coloridas y la alegría de las tradicionales posadas. Nos referimos a las piñatas que en las fiestas decembrinas son muy demandadas en cualquier lugar de México.

A orillas de las carreteras de Hidalgo, al llegar diciembre, comúnmente se apostan comerciantes a vender las piñatas.

Vinimos de San Martín Texmelucan, Estado de México; ahí muchas familias nos dedicamos a vender piñatas en toda la República", dijo Martín Mendoza, vendedor.

Mendoza llegó a tierras hidalguenses con un camión tipo torton repleto de piñatas, las cuales piensa vender en los últimos días de diciembre.

Señala que el camión lo alquiló por unos días y también lo ocupan para dormir por las noches.

Este año colocó su puesto en la carretera Pachuca-Ciudad Sahagún, a la altura de la colonia Las Águilas, en Mineral de la Reforma.

Refirió que en el municipio de donde es originario hay personas que todo el año venden piñatas, ya que elaboran personajes de moda.

La gente pide de Santa Claus, El Hombre Araña, princesas, payasos, entre otras", comentó el comerciante.

Agrega que las piñatas más comerciales cuestan tres por 120 pesos y los clientes se las llevan para llenarlas de fruta y dulces.

Ofrecen las tradicionales de siete picos, de seis o cinco, grandes, medianas y chicas. Detalló que los precios por cada una van desde 30 hasta 700 pesos por las más grandes y mejor elaboradas.

Esperamos que las ventas mejoren, hay mucha competencia, pero debe salir el sol para todos", comentó el hombre al tiempo que subía el cierre de su chamarra ante el frío que persiste en la entidad.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?