Noticias

Parián, de plaza de artesanías a bodega de piezas prehispánicas

La obra construida en la Zona Arqueológica de Tula permanece como elefante blanco

Por:

Durante la administración municipal de Gadoth Tapia Benítez se ha insistido en retomar ese espacio que hasta el momento permanece como elefante blanco Foto: Joselyn Sánchez

Durante la administración municipal de Gadoth Tapia Benítez se ha insistido en retomar ese espacio que hasta el momento permanece como elefante blanco Foto: Joselyn Sánchez

La construcción de El Parián que se concluyó hace casi cuatro años y que requirió una inversión de cinco millones de pesos, ahora será destinada como bodega del material arqueológico; la presidencia municipal espera que también se les asigne un espacio para colocar ahí la oficina de Turismo municipal. 

El denominado Parián, que se ubica a las afueras de la zona arqueológica de Tula, fue construido durante la administración de José Francisco Olvera Ruiz y se buscaba que fuera un espacio para reubicar a los comerciantes que se encuentran al interior de la zona.

Sin embargo, eso nunca ocurrió, ya que los artesanos señalan que el moverse a esa zona les condenará a la pérdida de ventas, sobre todo porque se quiere abrir la puerta sur y la idea es que salgan por ahí, por lo que de concretarse la idea, los visitantes ya no regresarían al Parián.

Durante la administración municipal de Gadoth Tapia Benítez se ha insistido en retomar ese espacio que hasta el momento permanece como elefante blanco.

Durante su reciente visita, la directora de Enlace y Concertación de la Coordinación Nacional de Centros INAH, Claudia Veites Arévalo, le informó al alcalde que tienen proyectado darle uso al Parián, pero no como una plaza de artesanías, sino como bodega para albergar el material arqueológico que se ha rescatado.

Lo anterior debido a que la bodega donde está depositado el material, tiene mucha humedad, lo que causa daño a las piezas prehispánicas y por ello quieren moverlo a una zona adecuada. 

La idea es que se puedan catalogar y conservar las piezas en un mejor espacio, además de que una vez acondicionado el lugar se pretende abrir al público para que conozcan los trabajos que se realizan por parte del personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia  (INAH).

También permitirá rehabilitar la zona del campamento, por lo que le expresó a Tapia Benítez que existe la posibilidad de otorgarles un espacio para la oficina que piden siempre y cuando se presente un proyecto en donde se especifique las acciones a realizar para valorar si eso pone en riesgo o no las piezas arqueológicas.

En esta nota:
  • Gadoth Tapia Benítez
  • Tula
  • Hidalgo
  • Turismo Municipal
  • INAH

Comentarios