Noticias

Planta tratadora de aguas negras no es prioridad

Frente a anuncio del alcalde tulense, no existe proyecto alterno para el saneamiento de aguas residuales

Por:

Especial

Especial

El saneamiento de las aguas residuales de Tula depende de la construcción de una planta tratadora, sin embargo, hasta la fecha no existe un proyecto para su instalación a corto plazo.

Aunque la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atotonilco, la cuarta más grande del mundo este en operaciones, el líquido tratado no pasará directamente al río Tula, y al no tener un plan alterno para las descargas locales, seguirá contaminado.

Bajo este panorama, el alcalde tulense, Gadoth Tapia Benítez, anunció en reunión con los vecinos que habitan en las riberas del río Tula la construcción de una planta tratadora local.

Dicho proyecto irá a la par con la obra de mil 400 millones de pesos para el revestimiento y rectificación de 19.2 kilómetros del cuerpo acuoso.

La finalidad es que las descargas locales puedan ser redirigidas con colectores hacía un lugar en donde puedan ser tratadas y con ello disminuir la contaminación existente en el río y en la presa Endhó.

Sin embargo, las obras solo contemplan la construcción de los colectores, por lo que la alcaldía tiene que generar un proyecto alterno que permita concretar la planta local.

Así lo afirmó en entrevista René Chicho Escobar, Gerente de Agua Potable y Saneamiento de Conagua, quién puntualizó que todavía debe revisarse el proyecto que tiene la presidencia municipal, el cual solo ha sido analizado por dependencias estatales.

Avance del proyecto

La presidencia municipal de Tula prevé que el proyecto local tenga una capacidad de tratamiento de entre 50 a 60 metros cúbicos, sin embargo, aún no precisa el recurso estimado ya que será en función del tamaño del inmueble.

Tapia Benítez enunció que la planta local podría instalarse en un espacio cercano al rastro municipal o en los límites con la Mora, hacia la Malinche y 16 de enero.

Puntualizó que son necesarios los colectores para evitar inundaciones y, sobre todo, “que las descargas se irán a una planta de tratamiento que, además, en un futuro próximo, podrá vender ese líquido”.

Comentarios