Noticias

Productores de flores en Hidalgo no pierden la fe de vender

Los campos Del Valle del Mezquital, en la zona de Tula, se llenan de cempasúchil esta temporada. 

Avatar del

Por: El Universal

Productores de flores en Hidalgo no pierden la fe de vender(PxHere)

Productores de flores en Hidalgo no pierden la fe de vender | PxHere

Aunque disminuyeron las hectáreas coloreadas por los tonos naranja, magenta y blanco de las flores de cempasúchil, mano de león y nube que inundan los sembradíos de la comunidad de Doxey, en Tlaxcoapan, Hidalgo, el Día de Muertos no se dejará sepultar por la pandemia de Covid-19.

Los campos Del Valle del Mezquital, en la zona de Tula, lucen —entre octubre y noviembre— los colores de las flores que adornan las ofrendas, pero esta vez es diferente. En 25 años que los productores llevan en el cultivo de las flores, por primera vez, han tenido que sembrar menos.

En Doxey, alrededor de un centenar de agricultores sembraban en esta época al menos 30 hectáreas de flor, pero el cierre de panteones, la cancelación de celebraciones, como el Xantolo y las ofrendas gigantes en Pachuca, modificaron la siembra.

Al respecto, la directora de Desarrollo Agropecuario en Tlaxcoapan, Zacil Falcon, explica que los campesinos no se quisieron arriesgar a sembrar igual debido a que preveían un año difícil para la venta.

En años anteriores, era normal que la gente acudiera a esta comunidad para llevarse toda una experiencia, ya que al comprar una flor se podía caminar entre la milpa para escoger la mejor, mientras se tomaban fotos.

Sin embargo, ahora la venta se realiza bajo un protocolo de sanidad, en el que se debe utilizar gel antibacterial, cubrebocas y comprar a pie de carretera, debido a que no se permitirá el ingreso a la cosecha.

Además, para paliar un poco la crisis se ha dispuesto de una plataforma en línea en la que los campesinos difunden sus flores con sus respectivos precios.

Humberto Juárez Hernández es uno de los productores de Doxey y señala que algunos panteones en esta región, que se ubica en la zona sur cerca de Tula, sí estarán abiertos y permitirán que sólo dos personas ingresen al cementerio, a fin de disminuir los riesgos de contagio.

Ya han venido algunos clientes a adquirir su flor, muchos vienen de lejos y no podemos negarles la venta.

Los clientes, desde la orilla de las milpas, nos dicen cuántas brazadas quieren de la flor de su preferencia”, refiere.

Sobre la venta en línea, considera que los visitantes prefieren acudir a los campos, pues ahí se toman fotografías y escogen sus flores, algo que la tecnología no ha podido suplir.

Sergio Hernández también tiene un sembradío de cempasúchil y explica que, con o sin pandemia, tienen que trabajar, por lo que esperan que salga la venta. Sin embargo, sí se nota una baja en la venta al mayoreo.

Añade que en el lugar se puede comprar la cantidad de flores que se quiera desde 20 pesos, hasta cientos de manojos. Uno de ellos equivale a una porción de un metro de lazo y se encuentra a la venta en 60 pesos.

Durante tres meses y medio, los campos son sembrados con flores; el resto del año sirven para cosechar maíz, frijol y alfalfa.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?