Noticias

“Recibo la CNDH con las manos limpias”: Rosario Piedra Ibarra

Recibo la comisión con la conciencia tranquila, asegura; ya estoy trabajando para atender todo debidamente, dice

Avatar del

Por: El Universal

“Recibo la CNDH con las manos limpias”: Rosario Piedra Ibarra

“Recibo la CNDH con las manos limpias”: Rosario Piedra Ibarra

Tras la polémica suscitada por su designación como nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra afirma que su gestión estará regida por la estricta austeridad republicana y que se harán las modificaciones necesarias para estar en congruencia con el mandato de Andrés Manuel López Obrador.

Sobre la polémica en torno a su militancia morenista, la activista social asegura que ya cumplió con todas las formalidades para estar al frente de la CNDH, y revira a sus críticos: “Estoy muy tranquila”.

“Estoy trabajando ya desde hoy con mi equipo, y muy tranquila. Les puedo decir a los mexicanos que recibo la comisión con las manos limpias”, asevera en entrevista con EL UNIVERSAL.

El pasado jueves, El Gran Diario de México publicó que el nombramiento de Piedra Ibarra generó críticas en su legalidad por no cumplir con los requisitos que establece la ley, pues para este cargo no se debe haber desempeñado ningún puesto de dirección nacional o estatal en algún partido político en el último año antes de su designación, pero hasta el pasado jueves ella era consejera nacional y estatal de Morena.

El día de ayer, Piedra Ibarra realizó, junto al expresidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, el protocolo para recibir el acta entrega-recepción, documento que proporciona el funcionario saliente al entrante, en el que informa el estado del organismo defensor.

Puntualiza que ella siempre ha estado a favor y en defensa de los derechos humanos desde distintos ángulos, pues siempre caminó de la mano de su madre, Rosario Ibarra de Piedra. Sobre los legisladores y sectores inconformes con su designación, señala: “Respeto su opinión y no los juzgo”.

¿Concluyó los trámites para formalizar su cargo?

—El día de ayer, por la tarde, se realizó, junto a Luis Raúl González Pérez, el acto protocolario para tener el acta entrega-recepción. Con este documento, el funcionario saliente le informa al entrante el estado contable y los asuntos pendientes.

¿Quedó formalmente finalizada la gestión de Gónzalez Pérez?

—El documento aún debe someterse a verificación por un lapso de 20 días hábiles, más o menos. Este periodo sirve para hacer alguna aclaración, pero si todo está en orden, el tramité queda concluido.

¿Ya es un hecho? ¿Es usted la nueva titular de la CNDH?

—Sí, totalmente. De hecho ya estoy trabajando con mi equipo. El horario de la oficina es de lunes a viernes, y ahorita sólo está la gente de guardia en el edificio, pero los titulares no sabemos de horarios: debemos estar al pendiente todo el tiempo.

¿La comisión de los derechos humanos estará sujeta a la política de austeridad republicana?

—Sí, por supuesto. Se harán de forma inmediata las modificaciones necesarias para estar en congruencia con el mandato que exige Andrés Manuel López Obrador a todos los servidores públicos. Revisaré la ley al respecto, en eso estamos, no quiero ser imprecisa. Próximamente le daremos a conocer esto a todos los ciudadanos y a la prensa; sobre esto y la manera en la que arrancaremos nuestro plan de trabajo para la comisión, preparamos una conferencia de prensa.

¿Quedaron esclarecidas las dudas acerca de su legitimidad en el cargo?

—Eso quedó resuelto, porque nunca hubo problema, porque no era impedimento cuando hice mi comparecencia ante las comisiones del Senado. Les dije que militaba en Morena, que había sido candidata. En fin, también ocupe un cargo de dirección de 2012 a 2015; o sea, ya había pasado ese plazo de un año, de hecho, en mi caso, fueron cuatro, y todo eso lo puse, porque no tengo nada de qué avergonzarme, y en la convocatoria no había impedimento y puse que fui consejera nacional del partido. Andan manejando cosas que no son ciertas.

Rosario Piedra y Raúl González Pérez formalizan entrega-recepción de la CNDH

Tras la polémica suscitada por su designación como nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra afirma que su gestión estará regida por la estricta austeridad republicana y que se harán las modificaciones necesarias para estar en congruencia con el mandato de Andrés Manuel López Obrador.

Sobre la polémica en torno a su militancia morenista, la activista social asegura que ya cumplió con todas las formalidades para estar al frente de la CNDH, y revira a sus críticos: “Estoy muy tranquila”.

“Estoy trabajando ya desde hoy con mi equipo, y muy tranquila. Les puedo decir a los mexicanos que recibo la comisión con las manos limpias”, asevera en entrevista con EL UNIVERSAL.

¿La comisión de los derechos humanos estará sujeta a la política de austeridad republicana?

—Sí, por supuesto. Se harán de forma inmediata las modificaciones necesarias para estar en congruencia con el mandato que exige Andrés Manuel López Obrador a todos los servidores públicos. Revisaré la ley al respecto, en eso estamos, no quiero ser imprecisa. Próximamente le daremos a conocer esto a todos los ciudadanos y a la prensa; sobre esto y la manera en la que arrancaremos nuestro plan de trabajo para la comisión, preparamos una conferencia de prensa.

¿Quedaron esclarecidas las dudas acerca de su legitimidad en el cargo?

—Eso quedó resuelto, porque nunca hubo problema, porque no era impedimento cuando hice mi comparecencia ante las comisiones del Senado. Les dije que militaba en Morena, que había sido candidata. En fin, también ocupe un cargo de dirección de 2012 a 2015; o sea, ya había pasado ese plazo de un año, de hecho, en mi caso, fueron cuatro, y todo eso lo puse, porque no tengo nada de qué avergonzarme, y en la convocatoria no había impedimento y puse que fui consejera nacional del partido. Andan manejando cosas que no son ciertas.

Te puede interesar: Debe renunciar al cargo, dicen PRI y PAN en el Congreso 
 

¿Esta información fue verificada por las comisiones?

—Se revisa toda la información que entregan los aspirantes por las comisiones. Fuimos 57 aspirantes los que quedamos, 45 hombres y 12 mujeres, hasta elegir la terna final, y no hubo nada, nunca hubo problema, eso fue hasta después. Yo respeto lo que digan los que quieran opinar, no juzgo, pero las aclaraciones... Creo que ya no me compete a mí aclararlo, sino a ellos. Los senadores serían los que tendrían que responder.

¿Llega a presidir la comisión con la conciencia tranquila?

—Claro, siempre he tenido la conciencia tranquila y las manos limpias. Quien me conoce sabe que he llevado una lucha por la esencia de los derechos humanos en uno de los delitos más graves, como lo es la desaparición forzada, entonces yo estoy muy tranquila y voy a demostrar con hechos que así será. Desde hoy ya estoy trabajando con mi equipo y estoy muy tranquila. Les puedo decir a los mexicanos que recibo la comisión con las manos limpias, porque no tengo nada de qué avergonzarme. Siempre he tenido las manos limpias.

¿Qué espera para esta nueva etapa, para su vida?

—Sé que me espera mucho trabajo. Después de tomar protesta, me reuní con varios colectivos de Oaxaca y tengo muchas peticiones de otros ciudadanos que quieren acercarse a mí, tanto de forma individual como de forma colectiva, mediante organizaciones defensoras de derechos humanos, y justo por ello ya estamos trabajando, ya que estamos elaborando una agenda para atenderlos debidamente.

Y tú, ¿qué opinas?