Noticias

Sin rastro de 52 personas desaparecidas este año en Hidalgo: Sonrisas Perdidas

Uno de los casos corresponde a Octavio Flores Sánchez, de Tula, quien desapareció el 24 de septiembre junto con un amigo quien fue hallado sin vida. 
 

Avatar del

Por: Felipe Vega

Sin rastro de 52 personas desaparecidas este año en Hidalgo: Sonrisas Perdidas

Sin rastro de 52 personas desaparecidas este año en Hidalgo: Sonrisas Perdidas

La fundación Sonrisas Perdidas Hidalgo contabiliza 52 casos de personas desaparecidas en Hidalgo, ocurridas entre enero y hasta los primeros diez días de octubre de este año, entre los cuales hay diez sustracciones prenatales.

Así lo informó en entrevista con AM Hidalgo, Martha Navarro presidenta de la organización quien detalló que de las 52 personas desaparecidas este año, de las que nada se sabe, 18 son hombres y 14 mujeres.

Además, siete son adultos mayores y tres bebés; contabiliza también diez sustracciones parentales. La organización sin fines de lucro opera en el municipio Tizayuca, Hidalgo, y desde hace años apoya a familiares de personas extraviadas.

Martha Navarro señala que además de difundir fichas de extravío de gente originaria de Hidalgo, la organización brinda apoyo a personas de otros estados, sobre todo los más cercanos a esta entidad.

UN CASO ES EL DE OCTAVIO FLORES QUE DESAPARECIÓ CON SU AMIGO EN TULA

La noche del 24 de septiembre los amigos Francisco Javier García Ávila y Octavio Flores Sánchez convivieron en el bar Drink Colors, de Tula.

Octavio Flores Sánchez (Izq.) y Francisco Javier García Ávila (Der.)

Salieron del lugar por la noche y desde ese momento sus respectivas familias perdieron contacto con ellos.

Al no tener noticias, al día siguiente familiares iniciaron su búsqueda y a través de redes sociales pidieron apoyo de la población en general.

Publicaron fotografías, nombres y otra información con el fin de facilitar la localización de los dos hombres.

Asimismo, acudieron a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) en Tula para denunciar las desapariciones.

El 28 de septiembre, tres días después del reporte, autoridades encontraron muerto a Francisco Javier García Ávila.

El hombre era vecino de San Juan del Río, Querétaro. Sus familiares llegaron a tierras hidalguenses para reconocer y reclamar legalmente el cuerpo.

De acuerdo con el resultado de la necropsia que le practicaron, su muerte fue con violencia.

Sin embargo, el paradero de Gustavo Flores Sánchez, de 30 años de edad, aún es desconocido.

‘Tavo’, como lo llaman sus familiares y amigos, como señas particulares tiene lunares en una mejilla y barbilla, también una cicatriz en el lado izquierdo del pecho.

Cuando se ausentó vestía un pantalón de mezclilla azul y una camisa en tono negro.

BÚSQUEDA SIN ÉXITO 

La familia de Gustavo continúa buscándolo, con el apoyo de las autoridades de Protección Civil y policiacas.

Al indagar por su cuenta supieron que los dos amigos estuvieron el citado bar que se encuentra en calle de la Cruz, colonia Villas del Salitre, en Tula.

Además de difundir carteles con fotografías de Gustavo, han pedido apoyo de la policía.

Varias ocasiones, acompañados de agentes de Seguridad Pública Municipal y Estatal, además de Protección Civil, han realizado búsquedas para hallar a Tavo, sin resultados positivos.

Además de indagar en Tula, familiares han buscado en hospitales, delegaciones de policía, barrios, colonias y hasta ríos, e incluso en municipios cercanos.

Grupos de policías y de Protección Civil han buscado a Gustavo Flores en Atitalaquia, Atotonilco de Tula y Tlaxcoapan, sin éxito.

Hace unos días, en la región Tula, autoridades policiacas hallaron el cadáver de un hombre en estado de putrefacción.

Permanece en calidad de desconocido, pero la PGJEH explicó que mediante pruebas de ADN determinarán su identidad.

Sin embargo, el resultado y otros análisis y estudios médicos pueden tardar algunas semanas.

El pasado fin de semana, en Tula, familiares y amigos de Gustavo se reunieron en Tula donde pensaban hacer una marcha para solicitar su localización que finalmente no concretaron.

A Francisco Javier García, su amigo, ya lo sepultaron en Querétaro. Actualmente, la PGJEH efectúa las investigaciones con el fin de aclarar su muerte.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?