Noticias

Sólo se escuchó un disparo y luego nada, dicen vecinos en Mixquiahuala

Inician pesquisas tras muerte del ex alcalde Miguel Ángel Licona

Por:

La fachada de cantera, se convirtió en escenario de policías investigadores de pantalones ajustados de mezclilla y mochilita atravesada en el pecho, de peritos de bata blanca, de policías gritones que buscaban controlar el paso de transeúntes Foto: Yurico Dávila

La fachada de cantera, se convirtió en escenario de policías investigadores de pantalones ajustados de mezclilla y mochilita atravesada en el pecho, de peritos de bata blanca, de policías gritones que buscaban controlar el paso de transeúntes Foto: Yurico Dávila

Todos lo conocían, bien sabían que era buen médico, por eso iban a darse vuelta allá por su consultorio y casa, donde fue victimado en la oscuridad de esta madrugada. ¿Qué paso? Preguntaban tras los listones amarillos y al saber la respuesta por algún curioso venía la pena, incluso alguna lágrima solidaria.

Poco después de las dos de la mañana, se escuchó un “fuerte y ensordecedor” tronido, pero sólo uno y la calma regresó hasta las ocho de la mañana con la llegada de las patrullas que cerraron la Leona Vicario, una callecita ubicada a tres cuadras del Palacio Municipal.

La fachada de cantera, se convirtió en escenario de policías investigadores de pantalones ajustados de mezclilla y mochilita atravesada en el pecho, de peritos de bata blanca, de policías gritones que buscaban controlar el paso de transeúntes.
Esta mañana fue muy distinta a las demás, los vecinos, temerosos se asomaban por las ventanas sin dar crédito a lo que veían, aunque ya sabían del deceso de Miguel Ángel Licona Islas y su hijo Miguel Ángel Licona.


Foto: Yurico Dávila

El frío y la madrugada no permitieron a los vecinos escuchar sobre movimientos ajenos a esa tranquila calle, sólo uno de ellos escuchó el fuerte estruendo como de “un arma grande” y al asomarse a la ventana no había movimientos, no había nada, todo estaba tranquilo. Volvió a su cama.

Poco antes de las ocho de la mañana comenzó el movimiento, con la llegada de las empleadas de la casa y posteriormente de familiares, según fueron siguiendo los vecinos.

Al correrse la noticia, los mixquiahualenses antes de partir a las tierras de labor, antes de tomar su combi rumbo al trabajo, pasaron a darse una vuelta. Nadie daba crédito.

Una mujer montada en su bicicleta negra pedía pasar sobre la calle cerrada. ¿Por qué no me dejan, que pasó? - Hubo un problema y allí está la policía, le contestaron. ¿En la casa del doctor? – Sí él fue la víctima, reviraron. Ella empujó la bicicleta temblando, conteniendo el llanto ante los extraños. –No, eso no puede ser, tan bueno, dijo mientras jaloneaba la bicicleta, buscando escapar.


Foto: Yurico Dávila

-¿Pero y el doctor que problema podría tener? Cuestionaba otro frente a tres hombres. Dos de ellos levantaban los hombros en señal de ignorancia mientras seguían meticulosos todo paso que daban familiares y funcionarios de la Procuraduría General de Justicia.

Ya más tarde, poco después del mediodía, una camioneta verde oscuro con placas particulares fue colocada frente a la entrada con las puertas abiertas. Allí acomodaron los cuerpos que fueron enviados al necrocomio.

En todos quedaba la incógnita sobre los motivos que hubo para asesinar en el interior de esa casa de cantera rosa al doctor y su hijo, cuando era considerado como una buena persona.

En tanto, esta noticia ya daba vuelta al mundo. El País, el periódico más influyente de habla hispana en el mundo, consignaba el hecho afirmando que se trata de una batida contra la clase política mexicana.

El doctor Licona, como lo conocían fue presidente municipal en 1991 y concluyó ya en el sexenio de Jesús Murillo Karam como gobernador.        


Foto: Yurico Dávila

DESCARTA PROCURADURIA TINTES POLÍTICOS
Por su parte, la Procuraduría General de Justicia del estado de Hidalgo mediante un boletín descartó “que el doble homicidio haya sido perpetrado por un comando armado, así como también se desecha la posibilidad de que el móvil del doble homicidio haya sido motivado por cuestiones políticas”.

Las necropsias determinaron que el doctor Licona murió a consecuencia de un disparo en la cabeza, mientras que su hijo falleció a consecuencia de anemia aguda por un disparo en el abdomen. 

El Ministerio Público a través de la Dirección General de la Policía Investigadora (DGPI) y de la Dirección General de Servicios Periciales (DGSP) lleva a cabo las pesquisas con la finalidad de esclarecer el hecho.


Foto: Yurico Dávila

En esta nota:
  • Mixquiahuala
  • Hidalgo
  • México
  • Miguel Ángel Licona
  • Asesinato
  • Balazos
  • Grupo Armado

Y tú, ¿qué opinas?