Noticias

VIDEO. Peregrinar de una madre: Hortensia busca a su hijo desaparecido hace dos años

Noches sin dormir, falta de información y puertas cerradas no afectan el ánimo de Hortensia, quien pide ayuda para encontrar a su hijo. La esperanza, dijo, la mantiene en pie.

Avatar del

Por: Dinorath Mota López

Hortensia busca a su hijo desaparecido hace dos años(Especial)

Hortensia busca a su hijo desaparecido hace dos años | Especial

Francisco salió un día de casa, era 22 de febrero de 2017, desde entonces su madre no lo ha vuelto a ver. La búsqueda se ha prolongado: días sin dormir, oficinas donde literalmente le cierran la puerta en la cara han dejado tristeza y desesperación en Hortensia.
 
La familia Salazar Olvera es una más de las que portan un cartel con el nombre y la fotografía de su desaparecido. De las que han recorrido este país en busca de sus seres queridos, sin encontrarlos vivos, ni muertos.

 
Los gestos son de cansancio, dice que durante dos años han recorrido varios lugares, sitios que Francisco solía frecuentar y dependencias donde al principio había promesas, pero ahora ningún tipo de ayuda.

Hortensia hoy está con personas que conocen de su angustia. Con otras madres que comparten sus mismos sentimientos de desesperación; hoy, el dolor a fuerza de compartirlo, tal vez se hace un poco más llevadero. Y en este caminar se ven, se abrazan y se dan ánimo.

En un salón de la Fundación Arturo Herrera Cabañas, cuenta sobre ese 22 de febrero que le cambió la vida. 

Recordó que durante mucho tiempo Francisco buscó trabajo, la pobreza le había impedido tener estudios, pero sabía ocuparse en lo que fuera, como ayudante. Sin embargo, la suerte no estaba de su lado, la falta de un empleo lo llevó “al vicio”, dijo su madre.

Pero también tenía ganas de salir de ahí.

No entiendo qué pasó, él no dejaría la casa. Un día mi esposo me habló, que regresara, yo trabajaba en México pero me dijo que Paco ya no había vuelto y estaban todas sus cosas y sus identificaciones”, comentó.

El empleo que Hortensia tenía en la capital fue abandonado y la búsqueda comenzó. Con lágrimas en los ojos pide que si alguien lo ha visto le informe, le dé una pista dónde buscar. La esperanza, dijo, la mantiene en pie.

De lunes a viernes, la mujer de 71 años de edad se emplea como trabajadora doméstica y los fines de semana se dedica a buscar a Francisco, lo poco que gana lo utiliza en recorrer el estado.

Una madre no olvida y yo lo seguiré buscando hasta el día en que ya no pueda”.

 

Y tú, ¿qué opinas?