Opinión

Aborto

EL DERECHO DE GIL BORJA

Avatar del

Por: Arturo Gil Borja

Pocos temas han polarizado tanto a la sociedad mexicana, y por tanto a los vecinos del estado de Hidalgo, como lo es el del aborto.

Difícil ser sintético en un tema que a la luz pública resulta complejo y con grandes aristas, que divide a hombres y mujeres, inclusive del mismo instituto político.

Apenas hace unos días, un diputado local comparó el aborto con la muerte de un animal en corridas de toros, sus propias correligionarias pidieron su expulsión.

En este tema, no existen opciones a medias, o se está a favor o en contra; los argumentos, en un resumen exagerado, siempre recaen en una supuesta responsabilidad de la mujer.

De esta manera, hay quien defiende la decisión de la mujer sobre su cuerpo, su salud e inclusive su vida, mientras que los detractores a esta postura, anteponen la vida del embrión.

El día de hoy lejos de abordar ambas o alguna de las posturas antes señaladas, abordaré las expresiones que realizan algunas personas, lamentablemente en su mayoría hombres, y que son en términos despectivos contra la mujer que está a favor del aborto o inclusive, en el menor de los casos, en quienes están en contra.

Por supuesto que todos tenemos derecho a manifestar nuestras ideas y la libertad de expresión no solo se consigna en la ley fundamental de este país; pero nuestras palabras, deben ir acompañadas de razón, pero sobre todo de respeto.

Lamentablemente leemos memes, expresiones o palabras llenas de odio, en donde lejos de manifestar ideas razonables, comentan ideas insultantes en contra de la mujer.

Hoy, debemos demostrar nuestra educación, en una cultura basada en el respeto, pero sobre todo, el emitir nuestro punto de vista con conocimiento y argumentos válidos, pues en nada abonan los insultos o el hablar de un tema cuando ni siquiera se quiere escuchar a quienes les hemos dado la carga de tomar las decisiones sobre este tema.

Resulta para los hombres, muy cómoda la posición de solo opinar, pues al final del día, no es nuestro cuerpo el que lleva durante 9 meses un embrión, que después se convertirá en una persona (jurídicamente hablando).

Fácil es hablar sobre el cuerpo de la mujer, sin conocerlo, más allá de la anatomía, por no haber vivido jamás en “sus zapatos”. No obstante nadie puede quitar ese derecho a opinar, siempre y cuando, en el análisis, los comentarios sean plagados de seria investigación y escuchando primero a quien sí es mujer.

Te invito a jamás callar tus ideas, pero antes de opinar, tomar en cuenta que primero hay que darse a la tarea de investigar en todos los sentidos y con la profundidad que el tema amerite; pero sobre todo, a respetar las ideas y posturas de los demás, aunque pudieres no estar de acuerdo.    

Por hoy me despido, esperando tus comentarios.

Hasta la próxima.

En esta nota:
  • EL DERECHO DE GIL BORJA

Y tú, ¿qué opinas?