Opinión

¿Abrazos o terrorismo?

EL DERECHO DE GIL BORJA

Avatar del

Por: Arturo Gil Borja

Ya en el 2010, Anabel Hernández, periodista y escritora, describía en su libro, “Los Señores del Narco” la evolución del narcotráfico en México.

Parafraseándole, fue el gobierno, en su origen, quien tuvo el control de la siembra, procesamiento y venta de enervantes, decidiendo a quién y cómo se vendía el producto, por lo regular, a nuestros vecinos del país del norte.

Fue hasta Carlos Salinas de Gortari, cuando se definió quienes serían los “grandes capos”, siempre en un clima relativamente de paz, entre crimen organizado, gobierno y población.

La llegada de Felipe Calderón a la presidencia, en un clima de acusaciones de fraude electoral, fue el principio de una batalla contra los cárteles; en donde lejos de privilegiar un trabajo previo de inteligencia, en el que se incluyera, antes del uso de las armas de fuego, la estrategia de “ahorcar” las finanzas de los grupos delincuenciales, se atacó sin ton ni son a los diversos narcos.

Los partidarios de las políticas administrativas de Calderón, lo ven como un “Presidente Valiente”, sus contrarios, le acusan de haber usado como distractor una batalla que se convirtió en guerra, en la que quien más ha perdido, ha sido México.

La inseguridad pública, junto con la economía, es sin duda alguna lo que más aqueja a la población, sin embargo, el origen data de hace más de 12 años.

Culpar a Peña Nieto o Andrés Manuel por recibir una herencia “maldita” es indebido, no obstante, mucho se les puede recriminar la falta de una estrategia certera y eficaz para combatir la inseguridad.

Lo que muchos no perciben, es la injerencia que Estados Unidos ha mantenido con relación a la política anti narco en nuestro territorio, y esto ha sido inclusive, un argumento político para ganar elecciones.

Trump ha estado insistiendo en que el narco en México sea considerado como Terrorismo, a raíz de la fallida política de seguridad interior por parte del Gobierno Mexicano; y más a partir de los acontecimientos de Culiacán y la sanguinaria afrenta en contra de los LeBaron.

Apenas el viernes pasado, desistió de esta idea; pero conociendo su actuar, de aquí a la elección presidencial en su país, corremos el riesgo de que esto suceda y con ello ingresen (aún más) agentes estadounidenses a México, con armas y so pretexto de “cuidar sus intereses”, con alta intervención en nuestra vida política, económica y social.

La respuesta de nuestro gobierno federal a la política intervencionista de Estados Unidos ha sido acertada, lo que no resuelve nada al interior; por lo cual urge que Andrés Manuel cumpla las promesas que en la materia hizo en campaña y modifique sus expresiones de “abrazos y no balazos” por acciones efectivas que blinden a la sociedad que día a día percibe con mayor crudeza los efectos de esta guerra interminable.

Por hoy me despido, esperando tus comentarios.

Hasta la próxima.

ACLARACIÓN
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?