Opinión

Afectará carretera 506 especies vegetales en Biosfera de Metztitlán

NUBE ESTÉRIL

Avatar del

Por: Víctor Valera

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) construirá una carretera en la Reserva de la Biosfera de Metztitlán que afectará un aproximado de 506 especies como cactus, lechuguillas, además de anfibios, aves y mamíferos, por lo que deberá contemplar medidas de mitigación con la finalidad de no afectar el ecosistema.

Dicha dependencia tendrá que poner en marcha un programa de reforestación con especies nativas de la región, es decir, plantar un total de 10 árboles por cada individuo removido.

Se trata de la carretera San Pedro Vaquerías 105 (Pachuca-Huejutla) que conectará Metztitlán y Atotonilco el Grande con un costo de 84 millones de pesos, la cual será concluida en un lapso de 12 meses con un periodo de vida útil de 99 años.

Dicho proyecto carretero aprovechará un camino de terracería que actualmente se encuentra en la zona. 

Servirá de interconexión para las localidades El Troje, El Pedregal de San Juan, Pueblo Nuevo, La Cantera, El Veladero, Rincón Grande, La Peña, Rancho Alegre y Venados, con la finalidad de disminuir tiempos de traslado y contribuir a la actividad económica.

De acuerdo con la manifestación de impacto ambiental elaborada por la SCT, el proyecto no afectará ningún ecosistema, ya que se localiza en un área de uso agrícola, vegetación secundaria de matorral y pastizal.

Consideró que la totalidad del camino solo afectará el 0.06 por ciento de la superficie del Sistema Ambiental Regional.

Sin embargo, la dependencia federal reconoce que la empresa encargada de la obra deberá cumplir con medidas preventivas para eliminar grasas, aceites, emisiones atmosféricas, hidrocarburos y ruido provenientes de la maquinaria en uso durante la construcción. Incluso, tiene que instalar sanitarios portátiles para los trabajadores.

La etapa de limpieza del terreno debe ser a base de rastrillo y machete con la finalidad de retirar la maleza y la hierba, previo al desmonte y despalme. 

Bajo ninguna circunstancia la empresa utilizará fuego, ni productos químicos (herbicidas) para el desmonte o eliminar vegetación talada en las diversas áreas del camino limpiadas durante la construcción.

“Se recomienda que 30 minutos antes de empezar a desmontar el sitio, una persona deberá de pasar primero por el lugar haciendo ruido con un silbato para que los animales se espanten y puedan escapar”.

También se debe inducir vegetación nativa en las áreas aledañas a los desmontes y despalmes con la finalidad de detener la erosión.

Y tú, ¿qué opinas?