Opinión

Candidato está desesperado

NUBE ESTÉRIL

Avatar del

Por: Víctor Valera

Candidato está desesperado, pero no lo demuestra. Según han dicho sus asesores, no logra repuntar en las encuestas y su imagen, por más que intenta en recorridos y fotos, no es aceptada por las personas que busca gobernar. Lo sabe y queda poco tiempo.

Este candidato puede ser de cualquier partido, durante cualquier campaña, ya que su esencia está hecha de muchos otros, que en el pasado, actualmente y en el futuro, pidieron, piden o pedirán el voto en un proceso electoral.

En esta ficción, candidato ya perdió una elección; sin embargo, piensa que ahora, de verdad, en serio, va a ganar, aunque hace las mismas cosas que lo llevaron a perder en el pasado, cuando se consideraba favorito. 

Marrullero, sabe atacar cuando está abajo en las encuestas, lo cual pasa muy seguido. Eso sí, tiene muchos recursos, aunque los invierte a escondidas del Instituto Nacional Electoral (INE), que fiscaliza todo, o eso piensan los candidatos.

A su vez, candidato apuesta a su carisma, ya que es joven, no como los políticos tradicionales, dice. Una foto con la señora del mercado, sonrisa, caminando por una colonia popular, saludo, entregando panfletos, abrazo. Así cree que puede ganar las votaciones. 

Sin embargo, es rehén de una herencia que niega, pero que lo sigue, no lo deja avanzar entre baches y basuras en las calles.

También candidato se autonombra sin partido. Alegre, gusta de ir por las calles con los integrantes de su planilla que antes protestaban y ahora hacen campaña, con las mismas consignas que usaban en los plantones. 

Lleva un pasado partidista que ya ni siquiera se preocupa en deslindar, tomar distancia, ya que muchos no tienen memoria, y así es mejor.

Candidato es líder de organización campesina y usa bigote. En cada campaña parece más joven, al menos en las fotos. Se caracteriza por reventar aquel compañero candidato que aventaja, quitarle votos e incluso colarse al Senado de la República.

Incluso, candidato fue elegido candidato por ser amigo de un personaje muy importante, allá en las alturas del gabinetazo, aunque él lo niega “solemne y rotundamente”, cada vez que algún impertinente cuestiona. 

Su candidatura fue impugnada por otros aspirantes (oportunistas) que ni siquiera militaban en el partido de candidato, quien, muy confiado, espera ganar la elección con el empuje de unas votaciones que ocurrieron hace dos años, claro, sino se queda sin candidatura antes.

Candidato puede ser muy conocido, gozar de los reflectores, o por el contrario, pregonar en el desierto. 

Pues hay candidatos que ni siquiera conocen en sus casas, que hacen campaña para obtener prerrogativas y después declinar por el que vaya mejor posicionado o el que ofrezca más dinero por su apoyo.

Candidato está muy desesperado, ya que el candidato ideal, sería aquel que no reúna sus cualidades.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?