Opinión

Columna Jurídica

El alegato de clausura en el juicio oral.

Por:

Diseño: Grupo AM

Diseño: Grupo AM

Continuando con el tema de alegatos para la etapa de juicio oral en el proceso penal acusatorio de nuestro país, es turno de hablar sobre la importancia y estructura elemental del alegato de clausura.

Como lo comentamos en la columna de la semana pasada, el abogado (defensor, Ministerio Público o asesor jurídico) tiene, en el alegato de apertura, la primera oportunidad de acercarse al Tribunal de enjuiciamiento mediante dicha figura procesal para lograr captar su atención y sobre todo para comenzar a convencerlos de que sus argumentos, acompañados de la prueba que se presente, serán mejores que los de la contraparte (claro, sin prometer algo que no podremos cumplir porque eso sería peligroso a la hora del dictado del fallo).

Pues bien, en el alegato de clausura o alegato de cierre, contrario a lo que ocurre con el alegato de apertura, es el último momento procesal que tendremos antes del dictado del fallo para perfeccionar nuestra teoría del caso y sobretodo estructurar y sintetizar para nuestro favor, todo lo que se haya desahogado durante la audiencia de juicio ante la mirada de los jueces del Tribunal. Para ese punto, deberemos tener muy claro cuáles los errores de la contraparte (las contradicciones en las que hayan caído sus testigos, la deficiencia de sus peritos y policías para el caso del Ministerio Público, las omisiones de la defensa, etc.) durante sus interrogatorios y cuáles de esos errores fueron debidamente capitalizados por nosotros (sobre todo a través de los contrainterrogatorios) para así transmitirlos al tribunal y con ello terminar por ganar la credibilidad de los integrantes de éste para obtener el fallo deseado desde el inicio de la audiencia.

California Western School of Law ha sido una de las instituciones académicas que ha colaborado con el gobierno mexicano para capacitar a los estudiantes de Derecho en las técnicas de litigación oral y dentro de sus recomendaciones para estructurar un alegato de clausura se encuentran las siguientes: a)Realizar un relato organizado de hechos; b)Orientar al tribunal en la toma de decisiones conforme a la prueba realmente producida en juicio; c)Orientar al tribunal en la toma de decisiones conforme a la prueba que se asume producida en juicio; d)Precisar las figuras jurídicas aplicables y solicitar el sentido del fallo; e)Lenguaje verbal adecuado, claro y entendible; f)Lenguaje no verbal acorde con el lenguaje verbal; g)Utilizar apoyo visual para ilustrar el alegato; h)Argumentar cómo la contraparte no acreditó su teoría del caso; i)Mantener de manera positiva el interés del juzgador y j)Usar de manera positiva de un lema o tema.

Un punto muy importante y que desafortunadamente no se materializa adecuadamente al momento de los alegatos de cierre, es la intervención del asesor jurídico, quien como ya sabemos es una de las partes del proceso que tienen como objetivo representar los intereses de la víctima u ofendido durante todo el proceso y en la etapa de juicio oral no es la excepción. EL asesor jurídico, al estar del lado del Ministerio Público, tiene la oportunidad de corregir aquellos argumentos que el Ministerio Público haya presentado erróneamente o simplemente haya omitido al momento de dar sus alegatos finales.

En esta nota:
  • Columna Jurídica
  • Oscar Mora

Y tú, ¿qué opinas?