Opinión

¿Cómo crear un virus desde el escritorio? Parte 2

SEMILLAS ESTELARES

Avatar del

Por: José Antonio Alcaraz

Aunque no era mi intención escribir una segunda parte de este controversialmente, no quería dejar pasar el origen o la vivencia, simple y breve, que me ayudo a discernir el poder que se ejerce desde el periodismo y los medios de comunicación, no solo para crear realidades, sino para posicionar y dar fuerza a personas, movimientos y más.
  
Esta experiencia me ocurrió hace años. Resulta que un político hidalguense que finalizaba su periodo como diputado local, se me acercó para agradecer la difusión que le di periodísticamente durante el tiempo que duró la legislatura. 

Entre sus palabras me pidió que “no lo olvidara” ahora que entregara la encomienda y, agregó, que cuando pudiera le sacara una nota, “incluso negativa”, pero que hablara de él. Esto último me llamó la atención. Pensé: “¿quién en su sano juicio quiere que le tire un periodicazo?”, como decimos en el argot periodístico. 

Sus palabras pasaron desapercibidas por mucho tiempo. No le tomé importancia hasta que entendí el papel que jugamos los medios de comunicación para mantener y dar fuerza a escenarios sociales, políticos, económicos, deportivos, religiosos y de espectáculos, utilizando nuestra energía creativa.

Como ya te lo compartí en la columna pasada, nosotros poseemos un PODER CREATIVO, que da pauta para precipitar la realidad y que parte del pensamiento que se hace sentimiento y se convierte en emoción. Sea consciente o inconscientemente, en eso donde más enfocas tu atención, sea bueno o malo, le sedes tu fuerza creativa.

LA CARRERA DE UN POLÍTICO, ARTISTA O DEPORTISTA SE DESPLOMA CUANDO PIERDE SEGUIDORES 
Somos como cajas de resonancia. Al momento que prestamos nuestra atención en una noticia o mensaje de cualquier tipo, emanamos energía creativa que contribuye a que esa circunstancia prevalezca. 

Incluso da poder a las religiones, artistas, deportistas, gobernantes, partidos políticos hasta problemas sociales como la violencia y el narcotráfico.

Sin embargo, cuando se deja de hablar de algún político, gobernante, artista o deportista, simplemente su carrera se desploma, pues, el poder colectivo que lo ha sostenido, sus seguidores, lo abandonan.

A lo largo de esta década de ejercicio periodístico me ha tocado ver pasar a cientos de políticos menguados luego que terminaron su encomienda y la gente dejó de hablar de ellos.  

Por ello que en tiempos electorales, los candidatos al cargo popular buscan acaparar el mayor número de espacios en medios de comunicación (como en televisión, radio, periódicos impresos y digitales), lonas, espectaculares para que un número importante de personas hablen de ellos y, más allá de que crean en sus  proyectos, les den esa fuerza que los sostenga.

ACLARACIÓN
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.

Y tú, ¿qué opinas?