Cómo perder a la Fórmula 1 en dos pasos

Fanáticos en la pista y un perro atropellado, el Gran Caos de México 70

Sobrecupo de 100 mil personas, varios perros persiguiendo a los vehículos y el castigo a México sin Gran Premio por 16 años. 

Avatar del

Por: Víctor Eduardo Galván

Hoy se estará corriendo la décimo novena edición del Gran Premio de la Fórmula 1 en México. En esta edición especial y atemporal de Astros no les platicaré de los super precios para acceder al evento, hoy recordaremos el día que la típica desorganización mexicana hizo que se perdiera el evento por 16 años.

Foto: f1.com

Lejos de ser la celebración más grande en el automovilismo, el Gran Premio de México en 1970 se volvió un caos que dejó a nuestro país un severo castigo pues una multitud personas que sin boleto saturaron el Autódromo Hermanos Rodríguez, sin contar a los perros que perseguían a los monoplazas.

El 25 de octubre de 1970 manchará de por vida al deporte nacional pues fue el último Gran Premio que se corrió en suelo azteca  por un largo tiempo y con justa razón, pues la falta de organización permitió un sobrecupo de cien mil personas, de acuerdo a la Formula 1.

Fue hasta 1972 cuando las máximas autoridades del automovilismo retiraron el castigo a México, pues además del exceso de gente un perro fue atropellado en plena carrera  por el piloto Jackie Stewart.

EL CAOS

El mismo día de ese GP se llevó a cabo una justa ciclista nacional cuya meta se encontraba a escasamente un kilómetro del autódromo; la cercanía de esa gran concentración de personas y que se hayan terminado los boletos provocó que los aficionados dieran “portazo” y se colocaran a escasos metros del circuito.

Se encontraban listos para la adrenalina en primera fila para la 'muerte', pues uno de los “cotidianos” accidentes en el deporte pudo provocar una gran catástrofe. Un poco de suerte dentro de ese mal día lo evitó.

Diarios como El Universal tuvieron titulares como “Los vándalos ayer en la Deportiva"; ahí narraron que algunos seudoaficionados habían arrancado barras cerca de la puerta 6 del autódromo para poder ver mejor la carrera.

Ese hecho era suficiente para ser dados de baja en la lista de países sede, pero nunca nos es suficiente a los mexicanos.

EL PERRO ATROPELLADO QUE ELIMINÓ A UN CORREDOR

foto:fastmag

Los pilotos se encontraban tensos en los pits, se llegó a pensar en no correr pero prefirieron evitar que la multitud enardecida provocara más desmanes, en especial quienes habían pagado un boleto. Con todo y la falta de seguridad, se corrió.

El sobrecupo no solo permitió entrar a personas pues varios perros lograron acceder al autódromo y 33 vueltas después uno de ellos murió atropellado en la pista.

Los canes comenzaron a corretear a los monoplazas y a la altura de las 'eses' uno de ellos fue embestido por el piloto inglés Jackie Stewart, quien no pudo esquivar al animal.

Su auto quedó inservible y se tuvo que retirar de la carrera, al llegar a los pits y muy molesto solo pudo decir: “I hit a dog, I hit a dog". La prensa mexicana le insistió en que hablara sobre su abandono a la carrera pero solo declaró: "preguntenle al perro".

Afortunadamente la situación no pasó a mayores y el Premio terminó con la victoria de Jacky Ickx de Ferrari; mientras que el mexicano Pedro Rodríguez quien corría para BRM terminó sexto.

Para colmo la vuelta de la victoria fue imposible pues los aficionados invadieron la pista e impidieron el festejo sobre el circuito.

foto:fastmag


Así fue como la organización del Gran Circo determinó que la Fórmula 1 no regresaría a México hasta 1986, siendo este, un castigo ejemplar para la mala organización mexicana que en eventos recientes ha sido galardonada como “el mejor Gran Premio del año” en repetidas ocasiones.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?