Opinión

¿Cómo se debe despedir a un ídolo acusado de violencia machista?

INSUMISAS

Avatar del

Por: Michelle Ortiz

La casualidad hizo que Diego Armando Maradona falleciese en 25 de noviembre, el Día Internacional Contra la Violencia de Género. Sin embargo, la muerte del futbolista ocupó más titulares de prensa que las manifestaciones que piden un alto a la violencia de género. Las voces que han recordado cómo Maradona fue señalado a lo largo de su carrera de violencia contra la mujer y pedofilia han querido ser silenciadas por los fanáticos del astro que han llorado la pérdida de su ídolo.

La muerte de Diego Maradona para muchas personas es la muerte de un ídolo, recordando sus pasajes como futbolista pero también fue una oportunidad para revivir denuncias de pedofilia y violencia contra la mujer de las cuales fue parte.

DENUNCIAS

El para muchos mejor jugador de la historia del fútbol fue denunciado por pedofilia el pasado 13 de diciembre por el abogado de Santiago Lara, un joven de La Plata que sería su supuesto sexto hijo. La madre de Lara, Natalia Garat, falleció cuando el joven tenía solo 3 años, por lo que la denuncia por paternidad quedó inconclusa y en el último tiempo se reavivó, quedando pendiente los exámenes de ADN.

Lara, quien le deseó un feliz cumpleaños a Maradona el pasado 30 de octubre, nació de la supuesta relación cuando su madre era menor de edad, por lo que su abogado, José Núñez, anunció la denuncia por pedofilia.

Otro caso de pedofilia se habría dado en Cuba, luego que en marzo del año pasado se filtraran fotos donde el campeón del mundo en México 1986 estaba abrazado con dos supuestas menores de edad desnudas en una fiesta, además de un juguete sexual. El abogado del argentino, Matías Morla, reveló poco después que las imágenes salieran a la luz que el ex técnico de la selección albiceleste reconoció tres hijos que tuvo durante la estadía en la isla.

En 2014, su expareja Rocío Oliva acusó a Maradona de golpearla y circuló un vídeo en el que se le veía claramente haciéndolo. La exjugadora de fútbol y última pareja pública de Maradona, lo acusó en diversas ocasiones por maltratos.

El año pasado, su expareja y madre de dos de sus hijas Dalma y Giannina, Claudia Villafañe, le acusó de violencia psicológica en la Oficina de Violencia Doméstica de Argentina.

A las adicciones y la pedofilia, se suman las acusaciones de violencia intrafamiliar, además de la paternidad irresponsable fue otra de las faltas de Maradona. Dejó solo cinco hijos legalmente reconocidos, Dalma, Giannina, Diego Junior, Jana y Diego Fernando, no obstante, dos de ellos tuvieron que enfrentar procesos judiciales para que él se hiciera cargo como padre biológico y uno de ellos ya contaba con 29 años cuando fue reconocido.

Ninguna muerte se celebra. Diría yo que las muertes ni siquiera son poéticas, aunque sea una paradoja que en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer “caiga” un agresor. ¿Por qué seguimos adorando y construyendo odas a quienes, en vida, fueron todo menos ejemplares? Derroches, adicciones, golpizas machistas y toda una serie de actos no son precisamente elogiables. Nadie niega que Diego Armando Maradona tuvo una época dorada en el fútbol… ¿pero encumbrarlo como un arquetipo a seguir? ¿Cómo el Dios del fútbol y el salvador en Nápoles?

Es cierto que murió un ícono, pero un ícono del machismo latinoamericano. Diego Armando Maradona abandonó hijos que se negó a reconocer. Dejemos de romantizar y mirar como héroes a quienes fueron agresores. Comencemos a contar las historias completas: murió un buen futbolista y un gran agresor machista. Se fue a dormir sin que sus víctimas recibieran justicia, aunque tal vez, el camino a su deceso fue la letanía que le dio la vida, esa que no pudieron dar ni la justicia italiana ni la argentina.

¿En qué momento es prudente mencionar que el héroe tenía una pulsión violenta hacia las mujeres?, ¿es suficiente hablar simplemente de “luces y sombras”?, ¿puede una violación o una serie de agresiones reiteradas archivarse como una sombra biográfica, como si se tratase de un caso de fraude fiscal?, ¿hasta qué punto define la vida de una persona haber ejercido la violencia contra las mujeres o puede considerarse un detalle anecdótico? ¿Cómo se debe despedir a un ídolo acusado de violencia machista?

ACLARACIÓN                                            
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?