Opinión

Conceptos básicos para Personas Morales en ISR

GOL TRIBUTARIO

Avatar del

Por: Lic. Juan Antonio Aguilar Cervantes

En materia fiscal, existen dos formas de tributar: como persona física o moral, mejor conocida como empresa.

Las personas físicas contribuyen al gasto público de manera cedular, esto es, dependiendo el origen del ingreso, se encontrarán sujetos a distintas reglas, y se les aplica una tarifa que puede llegar a ser hasta del 35%.

Por otro lado, las empresas no tributan de manera cedular, sino global, ya que prácticamente a todos los ingresos acumulables se les da el mismo tratamiento.

Ahora bien, el Impuesto Sobre la Renta (ISR) es un impuesto de causación anual, cuya fórmula radica en sumar los ingresos acumulables y restar los gastos o deducciones efectuadas y el pago de la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las Empresas (PTU). Si el resultado es positivo, esto es, si los ingresos superan a los gastos, estaremos en presencia de una utilidad fiscal, en caso contrario, se obtendría una pérdida fiscal, susceptible de amortizarse o disminuirse en los siguientes 10 años de aquel en que se generó.

Si la empresa obtuvo una utilidad fiscal, podrá disminuir pérdidas (en su caso), y al resultado se le denomina base gravable o resultado fiscal, y se le aplicará la tasa del 30%. Una vez que una empresa haya sido ganadora, esto es, que haya generado utilidades, se encontrará obligada en el ejercicio siguiente a realizar pagos provisionales, aplicando un coeficiente basado en la utilidad obtenida.

Estos pagos provisionales no son otra cosa que una especie de financiamiento en favor del fisco durante el ejercicio, partiendo de la premisa (equivocada) que la empresa ganará lo mismo que el año anterior. Estos pagos provisionales se restan en la declaración anual, que debe presentarse a más tardar dentro de los primeros tres meses siguientes al del cierre del ejercicio (marzo).

El objeto del ISR son los ingresos, pero no todos aquellos son susceptibles de ser sumados. Por ejemplo, los préstamos obtenidos por las personas morales, si bien financieramente representan una entrada de dinero, no computan para efectos del ISR, ya que no modifican su patrimonio, habida cuenta que esos recursos eventualmente deben devolverse a la persona que prestó el dinero.

Asimismo, las aportaciones a capital no deben tomarse en cuenta para el pago del ISR, ya que son efectuadas por los accionistas de la empresa y se convierten en una deuda de la persona moral al accionista, y aumentan una cuenta de orden denominada Cuenta de Capital de Aportación  (conocida como CUCA); y cuando se efectúan reembolsos o reducciones de capital a los accionistas con cargo a esta cuenta, no representan ingreso acumulable para dichas personas físicas.

Otro aspecto importante, es que la tasa aplicable a personas morales es del 30% a diferencia de la tarifa de personas físicas que puede llegar al 35%, de modo tal que conviene tributar a través de un persona moral, para ahorrarse 5 puntos porcentuales, más allá de que contaremos con el velo croporativo, y de esta forma no respondemos con todo nuestro patrimonio personal y libertad en caso de alguna contingencia.

Esperando que esta información básica y general sea de utilidad.

ACLARACIÓN                                          
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?