Opinión

Contexto Político

AÚN NO TIENEN LA VACA.

Por:

Diseño: Grupo am

Diseño: Grupo am

El optimismo desborda a los morenistas, lo mismo a los de cepa que a los recién convertidos, insisten en sumar al mayor número posible de adeptos. Ya no prometen nada, los mueve la esperanza de algo nuevo, de un trabajo en la estructura gubernamental, un contrato o si la suerte les sonríe, un cargo de elección popular. Así como en el año 380, el cristianismo se convirtió en la religión exclusiva del Imperio Romano por decreto del emperador Teodosio, hoy los morenistas ya se proclaman vencedores absolutos y reparten por adelantado posiciones.

Y como no hacerlo, si las encuestas del banco ingles UBS, Goldman Sachs, Bloomberg y la del diario español EL PAÍS, ubican a la cabeza a López Obrador con el 41.2 % en promedio de las preferencias, seguido muy de cerca por Ricardo Anaya y José Antonio Meade con el 28 y 23 % respectivamente.

El diario EL PAÍS va más allá, y asegura en su estudio que López Obrador tiene un 79 % de opciones de ganar. Contra solo el 16 % de Ricardo Anaya y un 5 % de José Antonio Meade.

Pareciera que el escenario es definitorio, pero en una elección que durara tres meses, los números actuales no son una certeza. Sobre todo, cuando es práctica extendida, la de difundir las encuestas que son favorables, con el objetivo de influir, el hecho es meramente propagandístico. Además, de que AMLO no ha sabido históricamente administrar su ventaja, y lo que ya es una afirmación extendida, “el peor enemigo de López Obrador es él mismo”.

La caída y subsecuente derrota de López Obrador es posible. Por lo menos de manera clara y contundente en Hidalgo, donde las acciones de gobierno del gobernador priista Omar Fayad, han impactado a una sociedad cada vez más critica y participativa. El jefe del ejecutivo ha escuchado concenciudamente las inquietudes de los hidalguenses, y las ha transformado en acciones que definen su gobierno. 

La gran mayoría de los ciudadanos no tienen la oportunidad de encontrarse cara a cara con el titular del ejecutivo, no perciben más que la imagen, y es sobre ella que se forman su opinión. Es precisamente ahí, donde se distingue el trato personal del gobernador, quien se toma su tiempo para dialogar. Su gabinete, replica la práctica con las audiencias ciudadanas.

En este escenario, la percepción se torna más importante que la realidad, de ahí que el ámbito de la comunicación y el desafío de que la realidad y su interpretación, sean adecuadamente sopesadas.  En el actual escenario político del estado, la diferenciación es un elemento clave, sobre el cual se puede trabajar cualitativamente.  

Malraux nos dice en sus Antimemorias que, sin un punto de comparación, los problemas dejan de ser comprensibles. Eso en política, se traduce obligadamente en un antes y un después.

Las acciones, políticas de gobierno y logros obtenidos por la actual administración son coherentes con el discurso del entonces candidato y hoy gobernador. Omar Fayad es el más valioso activo de su partido.

Hoy la valoración de los electores hidalguenses, va más allá de la motivacion del voto de castigo o de la ira, el cual no es ajeno a la realidad nacional. Pero el contexto local es diferente y será determinante para el resultado electoral.

En el caso de la oposición, esta luce endeble, pese a los esfuerzos de lucir combativa. En el caso de MORENA, muchas de las incorporaciones que hoy presumen con bombo y platillo, son perfiles que al interior del revolucionario institucional ya no representaban nada. Roberto Castilla, Fortunato Rivera el eterno aspirante en la huasteca. Damián Sosa que salió del PRI al PAN, de Acción Nacional a Movimiento Ciudadano, y de ahí a Morena. Solo por mencionar a tres, pero todos tienen algo en común, eran políticos en franco declive en sus respectivos institutos políticos. 

La soberbia con la que se imaginan ganadores, representa una enorme debilidad para Morena, uno de sus flancos más débiles es la representación en cada una de las casillas, he ahí la respuesta del porque se sumó el grupo universidad al proyecto lopezobradorista. 

Y tan no las tienen todas consigo, que un ex priista experto en cuestiones pos electorales se ha adheridoal proyecto, precisamente para ganar lo que probablemente no hagan en las urnas. 

Y es que todavía no tienen la vaca y ya hasta zapatos hicieron…

Twitter: ​​@David_Tenorio

En esta nota:
  • David Tenorio

Y tú, ¿qué opinas?