Opinión

¿Cuánto cuesta ser un aficionado?

ASTROS

Avatar del

Por: Víctor Eduardo Galván

La temporada de la Liga MX está por concluir, la liguilla quedó definida y como se ha vuelto costumbre desde hace unos seis años, mi Cruz Azul de toda la vida se murió de nada y ni siquiera quedó cerca de intentar a la liguilla.

Cuando vi que toda posibilidad real (no matemática) estaba perdida, comencé a reflexionar cuánto cuesta ser aficionado de algún equipo en México, esto porque hace unos 9 años que dejé de adquirir jerseys de mi equipo debido a su falta de… compromiso ante su afición, sí, ese compromiso que se escribe con “H”.

En fin, si de apoyar se trata lo básico para hacerlo es tu boleto de entrada al estadio y una playera (original porque la piratería es mala, JA), con ello partiremos a descubrir qué hinchada debe invertir más en una tarde futbolera.

Los clubes regios son los que ofertan a mayor precio, tanto el acceso a sus estadios como las playeras. La entrada al estadio BBVA ronda en los mil pesos, Su playera Puma (la más cara) cuesta dos mil 199 pesos; un total de tres mil 200 pesos por persona.

Desde Guadalajara, las Chivas son el segundo equipo más caro para su afición, pues para éste  torneo tuvieron que desembolsar 2.523 pesos. Su playera cuesta 2.199 pesos (Puma también), más la entrada promedio al Estadio Akron que ronda los 324 pesos.

Uno esperaría al Ame, Tigres e incluso a Cruz Azul en tercer lugar, pero no. Los Gallos Blancos de Querétaro son el tercer equipo más ostentoso pues también visten la marca Puma. La playera cuesta 2.199 pesos y la entrada al Corregidora está en 282 pesos.

LOS MÁS ACCESIBLES

Monarcas Morelia es el equipo más “barato” para seguir. Una playera Prima de 999 pesos más unos 388 de acceso al Morelos hacen que 1400 morlacos basten para la tarde futbolera.

En seguida los recién ascendidos Bravos de Juárez con 1412 pesos permiten que los apoyes, 899 pesos de playera más un boleto promedio de 263 los vuelven los segundos más accesibles.

Así es mis Astros, ese es el contraste que podemos encontrar en nuestro fútbol, donde los equipos con mayor poder adquisitivo para fichajes también logran que su afición aporte para el siguiente futbolista contratado, lástima mi Cruz Azul porque así como vas, no tengo ni ganas de comprar tus playeras (te extraño, Umbro, esos si eran buenos diseños).

Y tú, ¿qué opinas?