Opinión

De El séptimo sello a La peste

DESDE EL PROYECTOR 

Avatar del

Por: Mariano Bouchot

"Y cuando el Cordero rompió el séptimo sello del rollo, hubo silencio en el cielo durante una media hora… Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas, se dispusieron a tocarlas”. Con estas palabras, extraídas del libro bíblico Apocalipsis (versículos 1 y 6), comienza la película El séptimo sello (Det sjunde inseglet); magna obra del director sueco Ingmar Bergman, estrenada en 1957.

Este magistral filme, es un clásico de la cinematografía universal, Bergman, también guionista de esta obra, ubica a su historia en la época medieval, durante la epidemia de la peste negra. Para los momentos de incertidumbre que hoy vive la humanidad, ninguna película, ningún relato cinematográfico es más atinado que el que nos dejó el gran maestro nórdico.

El séptimo sello es una cinta profunda. Es posible encontrar conceptos filosóficos, religiosos y metafísicos. No es necesario “saber de cine” para poder apreciar esta película, por el contrario, después de verla le dejará al espectador un sinfín de caminos abiertos hacia la búsqueda del conocimiento, más allá de lo cinematográfico. 

Hoy, la metáfora que usó Bergman en esta película, pareciera profecía.  Dentro de El séptimo sello, el caballero cruzado Antonius Block, interpretado por el histrión recientemente fallecido, Max von Sydow, reta a la Muerte a una partida de ajedrez en unos rincones de la Suecia medieval acabada por la peste.

“-Pero otros han muerto -hizo observar Rieux-. Y es sabido que el contagio no es nunca absoluto, pues si lo fuera tendríamos una multiplicación matemática infinita y un despoblamiento fulminante. No se trata de ver las cosas negras. Se trata de tomar precauciones”.  Esto, es un extracto de La peste, novela autoría de genio francés Albert Camus, publicada en 1947.

Ver y leer obras de grandes pensadores como Bergam y Camus, contribuye a tener un mejor entendimiento del oscuro presente que vivimos. En La peste, Camus, con ese estilo descriptivo único e irrepetible, narra la aparición de una epidemia en la ciudad Argelina de Orán, una localidad poblada por habitantes que solo piensan en riquezas y placeres, en medio de la prisa y la monotonía. La epidemia lleva al caos social y financiero de la ciudad que se amuralla, de muertes que multiplican y de un gobierno colapsado. Esta novela tuvo una adaptación al cine. Fue con el mismo título, dirigida por el argentino Luis Puenzo, en 1992.  

Tanto Bergman como Camus, usaron las metáforas y las alegorías para cuestionar a la humanidad. Hoy, la obra de ellos resulta más legible, más cercana y más distante de la ficción. Hoy, es momento de apelar a los cuestionamientos y planteamientos de estos grandes pensadores.

ACLARACIÓN 
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.

Y tú, ¿qué opinas?