De lo que entiendo hasta el momento

SOLILOQUIO

Avatar del

Por: Lety Saavedra

Realizando un pequeño recuento de mis ultimas lecciones, que aunque no han sido definitivas han sido reveladores puedo concluir algunos conceptos que probablemente hoy en día ayuden a alguien a ver con mayor claridad o quizá solo como entretenimiento.

Hoy creo que es importante los momentos a solas, esos donde el silencio se rompe para escuchar la voz de la conciencia, aunque en ocasiones lo que escuchamos no nos guste tanto, es importante permitirse ser uno mismo aunque no encaje con lo que los demás consideren correcto o adecuado, con las costumbres y educación siempre y cuando no dañe a otros, creo que nuestros comportamientos son actuaciones, acciones que nos enseñaron como vernos ante determinada situación, con un aparente control sobre nosotros mismos de emociones y sentimientos.

Creo que de nada sirve pensar o sentir sin actuar, que estas tres palabras son complementos entre sí y que ninguna es sin las otras dos, creo que vamos por la vida encontrando a personas que nos enseñan a lidiar con nuestras heridas y traumas, con aquello que nos provoca algo, que vibramos lo que deseamos pero que en ocasiones deseamos más lo que se nos ha negado.

Que existe la coherencia y ella nos lleva al logro de una meta u objetivo, y que cuando no la aplicamos perdemos el rumbo, y solo subsistimos, que no hay nada mejor para cada quien que lo que es para cada quien, que  nos ponemos incómodos ante lo que no entendemos, incluso intentaremos cambiarlo, que en realidad no tenemos respeto por los demás pues solo aceptamos lo que nos cuadra, que estamos llenos de errores y defectos, que no hay que retar al universo, que a veces la vida es frustrante incluso siendo muy afortunado, existen etapas en las que justo cuando crees que todo está perfecto, algo te saca de equilibrio,  que todos los defectos son reflejo de un dolor, algo no sanado.

Que debes de persistir y a la vez soltar,  que muchas cosas se confunden con amor, que amamos la fantasía, que adoramos la zona de confort, que el precio por la libertad es muy caro, que la familia no siempre es de sangre, que quienes te aman muchas veces te limitan a partir de sus miedos, que todos opinamos desde nuestra experiencia, que el sol sale para todos, que cuando no escuchas una lección es probable que la repitas cada vez de forma más dolorosa, que tus hijos repetirán aquellos patrones que menos quisieras, que el cerebro te engaña, el miedo te domina, y el tiempo no se detiene.

Que cuando controlamos es porque en realidad hemos perdido el control, que cuando engañamos nos engañamos más a nosotros mismos, que cuando no enfrentamos, el choque nos llegará de golpe, que podemos estar toda una vida en aparente estabilidad, pero que preferimos minutos que nos hagan sentir vivos, que todos somos papeles secundarios en la vida de los demás, que navegamos nuestro barco en automático, por el pánico de tomar las riendas.

Que siempre hay que tener la maleta hecha, que de un momento a otro todo cambia, que todos los días pueden ser el último de tus días, que vivimos buscando certezas cuando la vida misma es incierta, que necesitamos afianzarnos de algo más fuerte a quien recurrir en momentos de crisis.

Que damos consejos, creyendo que entendemos a los demás, pensando que una frase motivadora lo solucionará todo, que tenemos mejor perspectiva desde afuera, que pidiéndole a alguien que no llore lograremos que se sienta mejor, que un échale ganas sacará a alguien de la depresión, que un no estés triste pondrá a alguien feliz, demostrando que no sabemos nada de emociones, cuando en realidad lo que debemos decir es: estoy aquí para ti, aceptar que no siempre entendemos, que cada quien tiene sus tiempos y procesos.

ACLARACIÓN                                                     
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?