Opinión

De los diferentes tipos de amor

SOLILOQUIO

Avatar del

Por: Lety Saavedra

No me alcanzaría el soliloquio de hoy para abordar la teoría de los diferentes tipos de amor, ni siquiera para discernir sobre lo que es y lo que no es, pienso en las veces que he escuchado o dicho a alguien que eso no es, basada en la teoría de que si duele, molesta o incómoda definitivamente se trata de algo más, también pienso en las veces que definitivamente es amor pero no es convencional manifestarlo, por ejemplo a una amistad, al arte, a la comida o a una mascota.

Pero no se interpreten estas palabras como esa necesidad de encasillar o cuadrar un sentimiento, puedes sentir amor por alguien, pero definitivamente no haber sanado ciertas heridas, no haber cuestionado costumbres, o pensar que son solo deseos en contra de tus creencias y por lo tanto optar por actuar de manera egoísta, irracional, puede que incluso seas perverso buscando únicamente tu satisfacción o permitir que tus necesidades se ante pongan a tus emociones.

En ocasiones te apropias o entregas la vida entera a alguien más, esperando que la otra persona te pertenezca, que corresponda como esperas, que sea lo que has idealizado, o imaginado y al momento de que esto no sucede así, viene el sufrimiento, la decepción, y la frustración.

Se ama la música, se ama el arte, se ama la comida, algunas emociones las confundimos fácilmente con amor, la admiración, el deseo, la amistad, algunos amores son tan primitivos que se alimentan instintivamente a base de codependencia, de necesidad, algunos amores son mágicos, otros nos consumen.

Estamos dispuestos a hacer cosas que ni imaginamos, a convertirnos en guerreros, en luchadores, en tiernos, en valientes,  a ser vulnerables o ponernos en las manos de otros, a dejar de ser quien somos, a entregar nuestra vida, justificamos acciones, con el pretexto del amor, condicionamos, enseñamos a los demás a amarnos como queremos ser amados, podemos incluso acostumbrarnos a vivir en lugares o con personas que nos hacen sentir culpables, que nos manipulan o nos chantajean, y de los cuales es muy difícil escapar.

De acuerdo a lo largo de la historia se ha catalogado el amor en diferentes formas, algunos autores nos hablan del amor romántico, aquel amor candente lleno de deseo, que nos dificulta mirar con claridad, el amor lúdico o pasajero aquel que se acaba,  se va deteriorando simplemente deja de existir, pero que es muy divertido y emocionante, el amor leal basta pensar en un matrimonio de muchos años para entender la base de este amor, se trata de estar ahí, es duradero porque la base no es otra que la compañía, el amor maniático aquel que sabes acabará mal, basado en celos, en escenas que pone en riesgo tu integridad física y emocional y al que yo llamaría la crónica de la muerte anunciada, de aquellas personas que entienden el amor a través del dolor, el amor pragmático es como un negocio donde cada elemento debe cumplir adecuadamente su función, es práctico  y por último el amor desinteresado aquel que se da sin esperar nada a cambio, y que debe ser la base del amor propio.

A pesar de que varios autores nos hablan de estas y otras formas de catalogar el amor, yo difiero un poco, creo que estas categorías no describen el amor, describen las relaciones, la forma en que se entablan emociones con otra persona, y las relaciones no son amor, son solo eso… relaciones.

Para mí el amor independientemente del objeto ( persona, lugar, animal o cosa) causante de este sentimiento, es el motor y la gasolina de nuestro ser, es energía, es poder, es intangible y sin embargo ocupa su espacio, no tiene una forma definida pero lo puedes ver en los ojos de los enamorados, lo puedes sentir, permite que dos corazones se comuniquen tan claramente como si utilizaran palabras entre sí, es fuerza,  aquella que no hemos podido controlar, que ni siquiera creo entender bien, es aún inexplicable, pero más real que la presencia, existe, surge,  nace a pesar de nosotros mismos.

Si de relaciones hablamos entonces no me inclino tanto a hablar del amor, como a la salud emocional, a la teoría del arte de amar de Erich Fromm, a la importancia de tener autoestima, libertad, madurez, a la no codependencia, al amor propio, si de relaciones hablamos entonces me inclino a la honestidad, a enfrentarnos a lo que deseamos, a entender nuestros deseos, a existir aún sin otra persona, a ser feliz con lo que somos, a llenar nuestros espacios y soledades, a disfrutarnos y luego encontrar a alguien con nuestro mismo amor propio.

ACLARACIÓN                                        
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?