Opinión

De los que son y no están, o están sin ser

SOLILOQUIO

Avatar del

Por: Leticia Saavedra

Mi experiencia con el cine comienza desde el momento en que estoy a punto de entrar,  me preparo muchas veces con comida, bebida o dulces, me acomodo en el asiento y me dispongo a disfrutar la función, los minutos que dura la película me concentro tanto en la historia que estoy viendo, que se me olvida el mundo real de donde vengo, se me olvidan los problemas, los pendientes, olvido el celular, olvido incluso aquello que en el día ocupa mis pensamientos, el cine es un medio que logra apartarte de tu vida cotidiana para darte momentos llenos  de emociones, aventuras, tristezas, alegrías, etcétera,  al terminar la película tardo unos segundos en reincorporarme, salgo apresurada no se bien porque pero noto que la mayoría de las personas también apresuran el paso cuando se trata de salir,  y me incorporo poco a poco a la vida real, cuando menos me doy cuenta  estoy de nuevo inmersa en la cotidianidad.

Es gratificante tomarse esos momentos en el que perteneces a un mundo diferente,  mi mayor reconocimiento a todas aquellas personas que se dedican a hacer esos mundos alternos, hace unos días leí que se había encontrado un planeta  gemelo de la tierra en otra galaxia, mi imaginación desbordada a la antigua, retomo las teorías de los mundos paralelos, me cuestione si existiría la vida humana en ese planeta, y si es así, si habría otro yo en él, un yo que tomara las decisiones contrarias a las que yo tome en este, un yo con la posibilidad de hacer lo que yo no hago en este, voltee al cielo y desde mi  interior le desee que fuera feliz, si es que ese es el objetivo en su mundo,  todos esos pensamientos llenaron mi cabeza y de pronto fue sorprendente darme cuenta que  esos mundos paralelos te permiten soñar, cuantos de nosotros no hemos fantaseado al respecto,  cuantos no nos hemos perdido en un banco imaginando que haríamos con todo el dinero que ahí se maneja, otros imaginamos cuales serían los tres deseos que pediríamos al genio, como gastaríamos el premio mayor de la lotería, incluso en ocasiones pensamos en lo que hubiéramos hecho, o lo que le diríamos a alguien si lo tuviéramos de frente, también un sueño constante es el imaginarnos de vacaciones, descansando en la playa, aquellos enamorados fantasean con su vida en pareja con su amor,  fantasear no es otra cosa que viajar en pensamiento a un mundo  alterno.

Fantasear en muchas ocasiones se convierte en la base para crear, he tenido fantasías recurrentes, un día imagine ser quien soy en este momento, y también la vida me ha sorprendido, nunca imagine que algunas de las personas que pensé que siempre estarían un día dejarían de estar, y tampoco imagine que personas que conocí y por quienes no apostaba más que un momento agradable se convirtieran en lo mejor de mi vida.

Existen personas que te hacen sentir que estas en el cine, personas que, con un momento de compartir tu mundo, llenan todo de felicidad, que te hacen olvidar tu realidad, personas que en sí mismas son una fantasía, por lo que me hicieron hacer este comparativo con el cine, personas que son todo, aunque no estén,  personas que son igual a ganar la lotería, esas son las personas y las historias, que se deben rescatar, por la que tenemos que luchar como guerreros incansables,  guerreros de la fantasía, que rescaten el mundo en el que vivimos.

Si estamos debemos ser o convertirnos en lo que debemos ser, y si somos luchemos por estar.

Y tú, ¿qué opinas?