Opinión

Debates, ni frío ni calor

AGENDA SETTING

Avatar del

Por: Florentino Peralta

Las campañas a la presidencia municipal de Pachuca siguen sin conectar con el electorado. Ni el fallido debate convocado y cancelado por el priista, Sergio Baños Rubio logró animar a la opinión pública en esta contienda sin precedentes.

El encuentro organizado por el Colegio Libre de Hidalgo de Sarkis Mikel Jeitani captó selectivamente la atención, principalmente cuando algunos candidatos intercambiaron leves arañazos, pero no así cuando expusieron propuestas.

Al candidato de Morena, Pablo Vargas González le achacaron ser producto de una imposición, de ahí que su postulación haya tenido que sortear impugnaciones, así como estar en contubernio con el tricolor para apuntalar al llamado PRIMor.  

En cuanto al independiente Ricardo Crespo Arroyo le recordaron que el pasado siempre nos alcanza y que por más que se esfuerce en reiterar que es candidato ciudadano, su pasado priista está presente y no tiene ya caso alguno negarlo.

La polarización de los desencuentros ocurrió entre Pablo Vargas y Ricardo Crespo, que intercambiaron acusaciones, mientras que los candidatos del PRD, Isidro Pedraza y de Movimiento Ciudadano, Rubén Muñoz les repartieron parejo. 

Durante este primer encuentro fue notorio que para Pablo Vargas fue una nueva experiencia, a diferencia de Ricardo Crespo, Isidro Pedraza, incluso de Rubén Muñoz que manejaron los matices, cuándo y dónde golpear y cuándo replegarse.   

Al debate citado también acudió el candidato suplente de Más por Hidalgo, Diego Augusto Neri Martínez (el propietario Gustavo Ríos Rivera enfermó de COVID-19) y el abanderado panista, Andrés Chávez Pumarejo quienes evitaron el plomo. 

A final de cuentas, las acusaciones mutuas eran las esperadas, para nadie es novedad que Pablo Vargas carece de experiencia de gobierno, que la ausencia de Sergio Baños lo beneficia y que Ricardo Crespo se formó en el partido tricolor.

¿CONTAMINACIÓN ELECTORAL?

Mientras tanto, en Tula ningún aspirante aborda el tema ambiental, concretamente de la Central Termoeléctrica “Francisco Pérez Ríos”, una de las principales generadoras de energía eléctrica en el país con capacidad total de mil 500 MW, que produce 3 por ciento de la electricidad nacional, pero con costos ambientales desmedidos al operar con 75 por ciento de combustóleo y emitir 56 por ciento de todas las partículas PM 2.5 inhalables que se respiran en Tula y en la Zona Metropolitana del Valle de México, así como 75 por ciento de los óxidos de azufre, según un estudio previo de Sistemas Integrales de Gestión Ambiental (SIGEA).

ACLARACIÓN                                            
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?