Opinión

Del amor por elección

SOLILOQUIO

Avatar del

Por: Leticia Saavedra

En algún lugar leí que el amor es una elección, y creo que así es o al menos cuando hablamos de un tipo de amor, ese que elegimos, que razonamos y que nos ayuda a crecer en el entorno de un ambiente estable, en ese momento nos convertimos en cómplices y compañeros de vida de otra persona,  y así día con día cada mañana lo volvemos a elegir,  y llevamos la vida, la vivimos, muchos haciendo familias, otros negocios y algunos compartiendo metas.

El conflicto empieza cuando dejamos de elegir, ese es justo el instante donde comenzamos a agrandar los defectos, cuando se nos van las ganas de hacer locuras, cuando se cae en la rutina, algunos no detienen esa caída desenfrenada y chocan contra pared, se estampan  y fragmentan su humor, su paciencia, su felicidad, algunos voltean a otras direcciones y  consiguen ver en otros aquellas cualidades que sienten perdidas en su pareja actual, y entonces se ven en la disyuntiva de dejar a la pareja actual por una nueva persona.

Dicen que cualquiera podemos enamorarnos de quien sea, solo necesitamos estar abiertos a la posibilidad, permitir que alguien entre a nuestras vidas, yo sin embargo creo que no es tan fácil, creo que si  ponemos de nuestra parte podemos simpatizar con personas que nos agraden, y que es un esfuerzo diario el poder compaginar cada una de nuestras personalidades para lograr un buen acuerdo y una buena relación, traslademos esta teoría a las relaciones laborales, estudiantiles, vecinales, si bien existen personas que de primera instancia nos generan simpatía y con quien podemos entablar amistades otras no lo son tanto y tenemos que hacer un esfuerzo por llevarnos bien.

Algunas terapias enfocan el trabajo de una persona en cambiar las actitudes para que el entorno nos beneficie, para reelegir nuestras relaciones, y esta bien siempre y cuando nuestra metra sea esa, y ese tipo de amor.

Pero ¿qué hay de esos otros amores?, de los que son química al cien, de los que no ten dan alternativa ni siquiera a elegir, de los que son por si mismos, aún en contra de tu propia voluntad, de aquellos que sin importar toda su disparidad, existen en emoción, sin espacio, sin tiempo, en otra dimensión, aquellos con los que estas aún sin estar en ti,  ellos existen sin el más mínimo esfuerzo, y se pegan a ti, estos amores no son por elección, al menos no tuya.

Y tú, ¿qué opinas?