Opinión

Dos años

EL DERECHO DE GIL BORJA

Avatar del

Por: Arturo Gil Borja

  • Fb: Arturo Gb 
  • Tw: @arturogilb

El tiempo es el mejor autor; siempre encuentra un final perfecto”.

Charles Chaplin

Cumplimos dos años escribiendo en este espacio de AM Hidalgo, con la columna “El Derecho de Gil Borja”, por lo que no puedo dejar de agradecer a este importante portal y en especial a quien lo dirige, Florentino Peralta.

En estos dos años, hemos procurado dar un punto de vista académico a los problemas que aquejan a la población y que son de interés general, pero pareciera no nos damos cuenta que nuestro tiempo es limitado.

Me refiero a que la mayoría de los seres humanos, nos negamos a pensar en la muerte de nuestros seres queridos, pero sobre todo en la propia; nos aterra pensar que no somos eternos y que tarde o temprano, tendremos que enfrentar nuestra propia muerte.

Los mexicanos reímos y elaboramos bromas y chistes que se relacionan con la muerte, al grado que, otras culturas y personas de otros países, se maravillan con nuestra idiosincrasia.

El problema es que, a pesar de que hoy enfrentamos terribles enfermedades como la diabetes, el cáncer, enfermedades cardiovasculares, además de la COVID 19 y la entrada de la temporada de la influenza, nos negamos a prevenir un futuro para nuestros seres queridos, sin nosotros.

¿Sabías que menos del 1.5% de la población acude ante un Notario Público para dictar su última voluntad a través de un testamento?

Esto trae como resultado que, al año, fallezcan más de 350,000 personas, quienes dejan una herencia de problemas y riñas a sus familiares.

La mayoría de la gente, trabaja toda su vida para dejar un patrimonio y tranquilidad a sus descendientes, sin embargo, al morir y “no dejar en regla” sus bienes y documentos, lo único que generan es discusión, división y hasta “guerras” entre sus herederos.

Los juicios, derivados de la muerte de una persona que no deja testamento, se denominan juicios sucesorios intestamentarios, en donde, si bien les va a los herederos, tardarán en promedio un año y medio en resolverse y múltiples gastos, pero hay otros que han durado más de 20 años y han destrozado familias.

Estamos en septiembre, mes del testamento, en el que además de que el costo de los mismos es menor, permite a quienes desean dejar una herencia de bienes y no de problemas, acudir ante el Notario Público de su confianza.

Si tienes adultos mayores en la familia, invítalos a dictar su testamento; hazlo con todos los cuidados, pues algunas personas se ofenden y recriminan si los quieres “matar”, cuando en realidad es permitirles que, en un tiempo, partan en paz y sin dejar un problema.

Si tienes bienes, y aun gozando de plena salud, acude de todas maneras ante el Notario, pues evitarás dejar un problema que a la postre, podría acabar con la familia por la que luchas y tanto te preocupas.

Por hoy me despido, esperando tus comentarios.

Hasta la próxima.

ACLARACIÓN                                            
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?