Opinión

El Horno 093

Edición 093

Por:

Diseño: Grupo AM

Diseño: Grupo AM

Recocido el presidente del patronato universitario Gerardo Sosa Castelán, quien guarda un perfil muy bajo estos días después que la convocatoria a huelga no le saliera como quería. Las actitudes de Sosa Castelán extrañas y sibilinas, comenzaron a tomar forma con la visita de López Obrador a la UAEH, después con su renuncia al Revolucionario Institucional, continuó con la nominación como candidata a diputada por Morena de la dirigente del sindicato de académicos de la universidad Lidia García Anaya, y ayer con la incorporación del diputado local de Movimiento Ciudadano a la bancada de Morena, Miguel Ángel de la Fuente. Dentro del universo universitario nada, pero nada se mueve si así no lo desea.
 

Nadie se explicaba por qué Ernesto Gil Elorduy apareció en los listados plurinominales priistas, a diputados federales. Pero luego se alumbraron al confirmar que el experimentado, por no decir veterano político, es amigo de Dionisio Meade, padre de José Antonio Meade Kuribreña, a ambos les une la pasión por la pelota vasca y el frontón.
 

Que la cargada de Morena no acabará con los seis diputados que se fueron ayer, a la escaldadura le seguirán presidentes municipales, ex alcaldes, así como ex diputados locales, que unos días lo darán a conocer.
 

Precisamente ayer, en la sesión del congreso, chamuscada que se dieron los siete diputados locales que hoy conforman el supuesto bloque de Morena, ya que se abstuvieron de votar un paquete de iniciativas que permitirán atraer inversiones por alrededor de 650 millones de dólares que acelerará el crecimiento económico y tecnológico de la entidad. Acción que echó por tierra su repetitivo discurso de que renuncian por apoyar las causas de los hidalguenses.

En esta nota:
  • El Horno

Y tú, ¿qué opinas?