Opinión

El Horno 106

Edición 106

Por:

DISEÑO:GRUPO AM

DISEÑO:GRUPO AM

La lumbre para encender este Horno la pusieron nada más y nada menos que los candidatos al Senado de Hidalgo Alejandro González Murillo (PRI, Verde Ecologista y Nueva Alianza) y Julio Menchaca (Morena), quienes se aventaron tremendo ‘round’ durante el debate organizado por el INE.

La función estelar la inició Alejandro González con el primer guantazo que le propinó al distraído Julio Menchaca, a quien acusó de haberse hecho de 300 concesiones de taxis y lucrar con la construcción de una guardería cuando fue presidente del Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo. 
 
“Me divierte”, alcanzó a esquivar el derechazo el candidato de Morena quien con un gancho al hígado le respondió y cuestionó su “autoridad moral” pues cuando fue diputado federal, sus empresas obtuvieron, casualmente, jugosos contratos millonarios. Sin estar presente, la candidata a la primera fórmula del Senado Nuvia Mayorga Delgado, recibió un izquierdazo de Menchaca, quien la señaló de vender áreas verdes en la zona residencial de San Javier, adelantó que presentará una denuncia.

¡Y que se sale sin pagar! Al terminar el debate, se vivió una persecución por los pasillos del INE, ya que de lo caliente que andaba Alejandro González Murillo, se le olvidó entregar el micrófono que le pusieron los técnicos de Radio y Televisión de Hidalgo. El chiste es que lo fueron a alcanzar hasta el estacionamiento, donde ya lo aguardaba su chofer, junto con un té de cilantro para eso del coraje.

Cabe señalar que el malestar del candidato al senado del PRI, Verde Ecologista y Nueva Alianza no fue sólo por lo que le dijo Julio Menchaca. Resulta que, como todo un Don King, estaba en primera fila Natividad Castrejón incomodándolo y echándole miradas a muerte.   

Este fin de semana el Tribunal Electoral de Hidalgo (TEEH) dio un tremendo revés al grupo universidad que encabeza Gerardo Sosa Castelán, luego de ordenar a la dirigencia del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ajustar su lista de aspirantes a diputados locales y quitar por lo menos dos candidaturas.

Esto debido a que se violentaron los estatutos del partido al postular más de la mitad de candidatos externos, impuestos por Sosa Castelán, desdeñando a los militantes morenistas quienes ya estaban formados en la fila desde finales de diciembre del año pasado.

Ahora la pregunta es ¿qué cabezas serán las que rodarán?

En esta nota:
  • el horno

Y tú, ¿qué opinas?