Opinión

El agua del Valle del Mezquital para Santa Lucía

NUBE ESTÉRIL

Avatar del

Por: Victor Valera

Cuando un gobierno se empeña en concretar proyectos que no son viables, corre el riesgo de provocar daños al erario público y, en el peor de los casos, fomentar el origen de conflictos sociales.

Pero si ese gobierno insiste en consolidar sus promesas y publica pormenores del proyecto pero sin una debida difusión de sus consecuencias entre la población, la afrenta viene por partida doble.

Prueba de ello es la intentona del gobierno federal de transportar 12 mil metros cúbicos diarios del Valle del Mezquital para la operación del aeropuerto de Santa Lucía, cuya construcción sigue detenida por los amparos interpuestos en el Poder Judicial.

Incluso, desde el año pasado, en la primera línea del equipo del presidente del país vieron técnicamente viable extraer el agua de Hidalgo.

Te puede interesar: Ve factible Ebrard agua de Hidalgo para la Capital

Conagua pretende construir un acueducto en las inmediaciones de Tula hacia el Estado de México, con la finalidad de garantizar el agua necesaria para la operación del aeropuerto de Santa Lucia, sin comprometer la dotación del líquido para el municipio de Temascalapa.

La dependencia federal consideró viable esa infraestructura en la manifestación de impacto ambiental publicada en la gaceta ecológica, un legajo de 274 hojas donde existen 21 menciones del acueducto y argumenta que el acuífero Cuatitlán-Pachuca, donde incidiría el aeropuerto, está sobreexplotado. 

“El proyecto a cargo de Conagua consiste en un acueducto proveniente del acuífero Valle de Mezquital, cercano a la ciudad de Tula, Hidalgo, el cual es uno de los 6 acuíferos que se encuentran dentro del SAR y que actualmente cuenta con disponibilidad hídrica”, señala la página 198 del documento.

Durante entrevista con medios de comunicación, la senadora Xóchitl Gálvez inició la controversia: en las reiteradas visitas por Hidalgo, el presidente Andrés Manuel López Obrador no ha mencionado este acueducto.

El gobierno federal debe tener cuidado con esta región del estado, que por años ha recibido el agua residual del Valle de México, ya que hasta el momento el presidente del país no ha emitido la declaratoria de emergencia ambiental que solicitó la Semarnat para sanear la zona.

En tanto, ahí sigue Tizayuca, región que, de acuerdo con un estudio elaborado por el entonces senador Alejandro Encinas, es una mejor opción, según informó este espacio en agosto pasado.

Te puede interesar:  NUBE ESTÉRIL- El aeropuerto de Tizayuca

“Dicho documento apunta que la opción de construir un aeropuerto complementario en Tizayuca representaba una mejor opción en términos económicos, operativos, sociales, ambientales, de crecimiento territorial ordenado, así como el aprovechamiento racional de las inversiones millonarias realizadas en el Benito Juárez”.

“Apunta que esto tiene como ventajas el traslado paulatino de operaciones al nuevo aeropuerto, por lo que podría operar con una sola pista y crecer conforme la demanda; contar con un aeropuerto alterno para casos de emergencia y distribuir operaciones de acuerdo a los destinos y tiempos de viaje”.

“De haberse desarrollado la construcción del aeropuerto en Tizayuca, el impacto regional favorecería el desarrollo económico regional, ya que instrumentaría un mejor concepto de megalópolis, apunta el estudio”.

Es de sabios cambiar de opinión, y más cuando el Valle de Tizayuca cuenta con un terreno para una base aérea en la reserva territorial de Zapotlán.

Comentarios