Opinión

El $ecreto de la NFL

ASTROS

Avatar del

Por: Víctor Eduardo Galván

Hablar del regreso de la NFL en Astros estaba planeado para la entrega anterior, lamentablemente mi Cruz Azul hizo una de las peores cruzazuleadas, ésta vez en el escritorio pero en fin, ¿qué le vamos a hacer?

Hoy se estarán jugando la mayoría de los encuentros de la semana 3 de la NFL y esta edición les contará el secreto para que la NFL sea un negocio tan sustentable que permite repartición justa de los ingresos para tratar de tener equipos más parejos en cuanto a roster.

El espectáculo mediático por excelencia que celebra la final de campeonato de la NFL con un increíble show de medio tiempo donde se enfrenta al campeón de cada conferencia (NFC y AFC) no siempre tuvo ese impacto tan trascendental en todo el mundo; de hecho, cuando la NFL aún era muy joven, el football colegial y sus tazones recibían mucha más atención que la competencia profesional.

En 1959, un empresario petrolero de Dallas llamado Lamar Hunt, lanzó una oferta para llevar una franquicia de football a su ciudad natal. Dicha oferta fue rechazada ya que consideraban que el tener un equipo tan lejos de los demás atrofiaría el sistema de competencia.

Esto originó que Hunt y algunos otros empresarios crearan la American Football League (AFL) conformada por 10 equipos. Esa nueva y flamante liga introdujo novedosas modificaciones al deporte, lo que atrajo más la atención de los aficionados y la rivalidad con la NFL aumentó considerablemente.

Dichos cambios incluían entre otras cosas, un reloj visible para los aficionados durante el juego, nombres de los jugadores en los jerseys y la nueva regla de sustituciones ilimitadas durante el encuentro. Un punto muy importante fue que la AFL se fijó en jugadores de raza negra y jugadores de universidades marginadas por la NFL.

Para 1966 una cuerdo entre Lamar Hunt y Tex Shramm (gerente de Dallas Cowboys) las dos ligas llegaron a un acuerdo y se fusionaron. Ambas ligas tendrían un draft en común y organizarían un partido final entre los campeones de cada una (a la postre conocido como Super Bowl).

A partir de ahí, la NFL creció exponencialmente, convirtiendo el Super Bowl en algo más que un campeonato de fútbol americano. Siendo el evento más televisado anualmente en Estados Unidos, se volvió una fuente de ingresos publicitarios para cadenas televisivas que retransmiten el encuentro y ha catapultado a publicistas a lo más alto debido a la fuerte competencia que existe por crear el mejor y más innovador comercial de medio tiempo.

El mayor salario pagado a un jugador en la época de la fusión de las ligas era de un millón de dólares, situación considerada muy extravagante en ese momento. En nuestros días los jugadores más importantes reciben cantidades que hace 50 años serían de otro mundo.

Como ejemplo tenemos a Russell Wilson, mariscal de Seattle que recibe 35 millones de dólares anuales, tras firmar un contrato de cuatro años por 140 kilos de los cuales 107 están garantizados.

No existe diferencia alguna entre el funcionamiento de una liga de futbol asociación (no me gusta decirle soccer), una empresa automovilística o la NFL; todas ellas intentan presentar su producto de la manera más atractiva al aficionado (consumidor) y con ello conseguir mayores ingresos.

MODELO MILLONARIO

El resto de las ligas deportivas deberían imitar el manejo de la NFL cuyo concepto principal es la igualdad económica y deportiva entre todas las franquicias, esto desemboca en una liga más pareja, competitiva y emocionante en la que cualquier equipo tiene posibilidades de ganar y las sorpresas están a la orden del día.

Situación que rara vez se presenta en el fútbol asociación, en donde es imposible pensar que el Espanyol de Barcelona derrote 6-0 al Real Madrid, o el modesto Paderborn haciendo lo propio con el Bayern.

Monopolizar campeonatos entre unos cuantos equipos lleva al aburrimiento y pérdida de interés de parte de los consumidores y esto es algo que la NFL ha tenido presente durante toda su existencia.

La igualdad deportiva es obtenida con un draft anual de jugadores, en el que el último clasificado de la temporada anterior puede elegir en primer lugar al jugador que desee de cualquier universidad, posteriormente el penúltimo clasificado elige segundo y así sucesivamente, esto para evitar que los mejores equipos acaparen a los mejores jugadores.

La igualdad económica se logra teniendo un tope salarial, el cual es el total de dinero que un equipo puede utilizar para pagar los sueldos de sus jugadores, dicho tope es marcado por la NFL y es el mismo para todos los equipos, así se evita que los equipos económicamente más poderosos acaparen a los mejores jugadores por medio de grandes contratos.

También, debemos mencionar que todos los ingresos de la liga (patrocinios, contratos televisivos, y productos licenciados por la NFL) son repartido equitativamente entre los 32 equipos, por ejemplo: los Riders de Oakland reciben el mismo ingreso por transmisión televisiva que New England Patriots aunque a un equipo le hayan transmitido un encuentro y al otro 10.

Nos es imposible imaginar a los Astros mundiales como Lionel Messi militando en un equipo de últimos puestos como Rayo Vallecano, o al Celta de Vigo pagando los 36 millones de euros anuales que recibe Neymar. Más imposible aún, imaginar al Levante U.D. consiguiendo el título de La Liga dejando atrás a potencias mundiales como Real Madrid y Barcelona para coronarse.

Si el resto de ligas deportivas intentaran imitar el modelo económico y deportivo de la NFL (mención especial para la Premier League que tiene ideología similar), tendríamos torneos más emocionantes y encuentros más parejos, en donde el último lugar puede derrotar al primer lugar sin provocar la mínima sorpresa.

Esto solo es la idea descabellada, distante e imposible de un Astro que les asegura que los Patriotas estarán en el Superbowl en febrero próximo..

En esta nota:
  • ASTROS

Y tú, ¿qué opinas?