Opinión

El ombligo del universo

LA MEJOR VERSIÓN DE TI

Avatar del

Por: Romina Marín Islas

Todos tenemos situaciones difíciles por las que tenemos que pasar en esta vida; sin embargo, hasta para lo malo nos sentimos el ombligo del universo, creyendo que solo uno sufre y no es así.

La vida está llena de altibajos, es parte de estar vivo. Todos queremos que nos vaya bien, pero debemos experimentar lo malo para reconocer lo bueno y viceversa.

Queremos que los demás sientan compasión por nosotros y que todos estén a nuestro alrededor para que nos hagan sentir mejor, pero la realidad es que solo tú y nadie más que tú debes salir de esa conducta tóxica. Por muy crudo que suene, a mucha gente no le interesa, y a los que sí, no pueden tener todo el tiempo para ti.

A las personas les gustan las amistades alegres, positivas, que les puedan aportar algo, como una retroalimentación de fortalecimiento. Pero si siempre que te ven te tiras al piso para que te levanten, te muestras demasiado frágil, te vuelves más vulnerable, como dice el dicho: ‘al perro más flaco se le suben las pulgas’. Al colocarte en el papel de víctima, asumes esa actitud, te la compras a ti mismo. La risa es más contagiosa que la amargura, trata de establecer amistades propositivas.

Se vale pedir apoyo, pero no torturar a los demás siempre con lo mismo, recuerda que ellos también vienen por la puerta que les trae, no solo para ti y tus problemas. Trata de no solo hablar de ti y de lo dura que es la vida contigo, aprende a escuchar a los demás.

Hagamos un ejercicio: atraviesas una situación difícil, no logras quitarte pensamientos negativos, sigues atormentándote con lo mismo, ahora bien, imaginemos que es otra persona la que se encuentra en esa circunstancia, una muy querida para ti, ¿qué le dirías? Seguramente palabras de aliento, incluso posibles soluciones. Pues es esto lo que debes decirte a ti mismo, así sustituyes lo negativo de tus pensamientos por palabras razonables, ya verás que la magnitud de tu problema no es tan grande como tu mente lo piensa.

Todo tiene solución en esta vida, menos la muerte. Lo que sea que atravieses, pasará. Sé paciente con tu proceso, aprende a regalarte calidad de vida. A muchas personas les funcionan diversas cosas, como realizar manualidades, ejercicio, orar de acuerdo con su fe, meditar, escribir, leer un libro; en fin, hay miles de posibilidades.

Lo que necesitas es actuar, porque si no luchas contra tu propio desgano podrías tener problemas más graves, como manifestarlo en la salud integral. Así que toma las riendas de tu vida y da un paso hacia la mejor versión de ti mismo.

ACLARACIÓN                                                
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?