Opinión

El orgullo a través de las pantallas

¡QUÉ SABE NADIE!

Avatar del

Por: Rodrigo Estrada

Desde hace 42 años la Ciudad de México había sido el epicentro de las manifestaciones de la Comunidad LGBT+. Este año se canceló la marcha anual por el Orgullo LGBT+ por la contingencia que vivimos en todo el mundo. Sin embargo, los activistas y organizadores de esta actividad trasladaron la actividad al mundo digital con una marcha virtual.

El Comité Inclúyete preparó una transmisión en la que participaron decenas de músicos, activistas, influencers, especialistas, gente del espectáculo. La conducción fue en vivo y fue transmitida desde las instalaciones de Canal 11, un precedente en la televisión abierta mexicana, además de una colaboración que no se había visto.

El evento fue inaugurado con un manifiesto que expresaba la intención de la actividad, destacando el reconocimiento de las infancias trans, el reconocimiento de los derechos para las familias diversas, homologación de derechos para todas las personas en todo el país y la prevención, detección y atención oportuna del VIH y la lucha por la salud transversal.

Hubo grandes artistas como Thalia y el duo Jesse & Joy quienes aperturaron y cerrando el evento respectivamente, quienes además de usar su voz para compartir algunas canciones, también la alzaron para exigir respeto a la vida de las personas LGBT+. La transmisión alcanzó más de 400 mil espectadores en youtube y casi 700 mil en Facebook, sin contar los espectadores que siguieron la señal de Canal 11.

Esta marcha fue especial y única no sólo por desarrollarse en medio del a emergencia sanitaria por el COVID-19, sino porque se unieron diferentes fuerzas a favor de una causa, pero sobre todo se transmitió de una forma masiva los mensajes que los medios tradicionales no comparten con sus audiencias. Este año no hubo forma en que las televisoras pusieran imágenes de personas con poca ropa, como si el exhibicionismo fuera el motivo de la marcha. Pocos medios de comunicación son los que replican las verdaderas exigencias y los motivos del movimiento. La propia comunidad tomó los micrófonos, las cámaras y la producción para expresar sus demandas y su verdad.

Con reportajes, cápsulas informativas y mesas de diálogo con diferentes expertos en relación a la diversidad sexual, se fueron compartiendo conceptos, eventos históricos que forman parte del movimiento, denuncias contra la violencia que sufren las personas por su orientación sexual o su identidad de género. Buscaron visibilizar distintos temas, como los ancianos homosexuales y transexuales, las infancias trans, la importancia de la educación sexual en las escuelas, la necesidad de que las empresas fomenten ambientes laborales libres de toda discriminación y no usen el mes del Orgullo como una estrategia de mercadotecnia con el pink washing. Fue un equivalente a un teletón, sólo que no había una meta por juntar dinero, sino por exigir respeto a la vida y libertad para amar.

ACLARACIÓN                              
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?