Opinión

Gol Tributario

Ventajas de acudir al Recurso de Revocación, antes de agotar el Juicio Contencioso Administrativo Federal.

Avatar del

Por: Antonio Aguilar

Existen 4 resoluciones definitivas susceptibles de combatirse por los gobernados:

1.- Determinación de un crédito fiscal. 
2.- Negativa a una devolución de contribuciones. 
3.- Imposición de una sanción.
4.- Cualquier otra que cause un agravio en materia fiscal.

Ante una resolución de este tipo, el contribuyente tiene 30 días hábiles para interponer uno de los dos medios ordinarios de defensa previstos en nuestra legislación: Recurso de Revocación o Juicio Contencioso Administrativo Federal, también denominado Juicio de Nulidad.

El recurso será resuelto por el área jurídica del SAT, y el juicio por el Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

De bote pronto, parece ser que acudir al Recurso de Revocación, se traduciría en una pérdida de tiempo, ya que es el mismo SAT, el órgano encargado de resolverlo (siendo juez y parte).

Sin embargo, existen algunas ventajas de acudir en primera instancia al Recurso de Revocación antes del Juicio de Nulidad, a saber:

1.- No hay obligación de garantizar el interés fiscal, en tanto se resuelva el recurso.
2.- Existe la posibilidad de interponer un recurso irregular, principalmente sin agravios, situación no prevista en el Juicio de Nulidad. Esto ayuda mucho cuando está a punto de vencer el término para su impugnación, ya que una vez interpuesto, se concede el plazo de 5 días hábiles para señalar agravios.
3.- Si el contribuyente desea ganar tiempo y llevar el asunto lo más lento posible, v.gr. para estar en una mejor situación financiera.
4.- Si el problema es de hechos y de pruebas, posiblemente en esta instancia se obtenga una resolución favorable.
5.- Es el último momento procesal (dentro de la parte oficiosa) para aportar pruebas, ya que en el juicio (procedimiento contencioso), no se admitirán pruebas que estando en condiciones de exhibirlas, no se aportaron dentro del procedimiento oficioso.
6.- En caso de que haya transcurrido el plazo para su impugnación (30 días hábiles), se puede interponer recurso, y si en 3 meses no resuelve la autoridad, el contribuyente puede interponer una demanda de nulidad negativa ficta, y la autoridad no puede hacer valer una causal de improcedencia que se actualizó en un medio de defensa previo.

Si bien es cierto que dicho medio de defensa se ventila ante la propia autoridad hacendaria, existen casos de éxito para los contribuyentes, ya que en los últimos años, la autoridad hacendaria ha sido receptiva cuando se le demuestra contundentemente la ilegalidad de la resolución recurrida. No obstante lo anterior, si el asunto únicamente trata de aspectos de legalidad en cuanto a interpretación de normas, será muy complicado obtener una resolución favorable.

Lo dicho hasta aquí, no implica que sea la regla general y que en todo caso se tenga que agotar el Recurso de Revocación antes de acudir al Juicio de Nulidad.

Habría que revisar cada caso en concreto, para tomar la mejor opción.

En esta nota:
  • GOL TRIBUTARIO

Comentarios